La emigración andaluza a Brasil

Testimonios de un siglo de migraciones a Brasil de María Dolores PÉREZ MURILLOPÉREZ MURILLO, María Dolores. Testimonios de un siglo de migraciones a Brasil. Sevilla: Padilla Editores & Libreros, 2012. 204 págs.

Esta publicación se enmarca en la línea de trabajo que viene desarrollando la autora desde hace más de una década, referida al estudio de las relaciones migratorias entre España y países de América del Sur. En esta ocasión, profundiza en el proceso migratorio de andaluces (procedentes de provincias de Andalucía oriental, en concreto) hacia Brasil, en sucesivas oleadas que arrancan desde fines del siglo XIX y se prolongan hasta el primer lustro de los años ’60 del pasado siglo.

El recurso metodológico de la historia oral, campo en el que la Dra. Pérez Murillo cuenta con una importante trayectoria, es objeto de un conjunto de reflexiones expuestas en el primer capítulo del libro, con el fin de enfatizar en la importancia de las narrativas personales para el conocimiento de uno de los fenómenos característicos de la contemporaneidad, como lo fueron y son los flujos humanos a lo largo de la historia. Lo relatos escogidos (un total de siete) permiten reconstruir las vicisitudes propias de la emigración-inmigración, partiendo de seis testimonios aportados por emigrantes propiamente dichos y uno procedente de la llamada “segunda” generación. En ese hecho de narrar la propia experiencia, asistimos a la reconstrucción ideal de un pasado, a la invención y negociación de la identidad por parte de las personas entrevistadas. Son narrativas que permiten rescatar una memoria viva -sobre cuyo valor en el ámbito de las ciencias sociales es ocioso abundar-, en especial en unos tiempos en que la vertiginosidad de los acontecimientos vuelve corto el recuerdo de las cosas del ayer. En un tono ágil, cercano al lector y sin abandonar el rigor científico, la autora se sumerge en las razones que han inspirado su inclinación por el método cualitativo para abordar los movimientos migratorios. Una elección acertada, por cierto –y que no supone, como lo advierte desde el principio, el descarte de otro tipo de fuentes-, en tanto que es a través de las subjetividades (las historias de vida) como el estudioso de tales procesos puede acercarse al cúmulo de vivencias que supone la aventura de migrar, dejando el terruño y muchas veces a familiares y amigos para insertarse en una sociedad diferente y amoldarse a otras costumbres, otras lenguas, otros paisajes. Todo ello, sin obviar el caudal de informaciones sobre el marco político-económico y los conflictos sociales de un momento histórico determinado y su incidencia en la decisión de los emigrantes de poner mar de por medio. En este ejercicio de ahondar en la naturaleza de las fuentes – orales o no- la autora invita a meditar acerca de cuánto hay también de subjetivo, cuánto de silencios y ocultamientos anidan en las fuentes tradicionalmente entronizadas – sacralizadas, más bien- como válidas en el quehacer historiográfico por su objetividad, esencialmente, la documentación archivística. Al mismo tiempo valoriza la potencialidad de otro tipo de información, como la obtenida a partir de recursos gráficos (fotografías y otros materiales), pictóricos o escultóricos, que enriquecen el repertorio del que disponen los investigadores para reconstruir los pormenores de las vidas migrantes en el marco de un determinado tiempo histórico. Completa esta exposición de los entresijos de la metodología oral, el planteamiento de las cuestiones anexas a esta práctica, a la par que una serie de consejos útiles para obtener un óptimo aprovechamiento de la oralidad, tales como la actitud del entrevistador, cómo llegar a los entrevistados (informantes) y la relación entre ambos, la entrevista en sí misma y
demás aspectos a tener en cuenta en la recogida de testimonios entre los protagonistas de las migraciones.

En Testimonios de un siglo de migraciones a Brasil, Pérez Murillo traza con nitidez los diferentes contextos en los que se enmarcaron las sucesivas oleadas migratorias desde Andalucía con destino al Brasil, durante la etapa comprendida en su estudio: las producidas entre fines del siglo XIX y comienzos del XX, los flujos que tuvieron lugar en los años 1950 y, por último, las migraciones de la década de 1960. La demarcación de estas etapas y sus singularidades, en cuanto a los factores de “expulsión” (push) de la población andaluza migrante así como los de “atracción” (pull) ejercidos por la nación receptora, va acompañada de la tipología de los emigrantes en cada uno de los periodos analizados. Asimismo, aborda el fenómeno de los retornados, en particular referido a las migraciones de los ’60, que ofrece unos rasgos marcadamente diferenciados con respecto a las dos oleadas anteriores.

Conforme a lo antes señalado, la autora comienza desarrollando el marco peculiar de la Andalucía rural en los inicios del siglo XX, con las sucesivas crisis del agro (plaga de la filoxera, malas cosechas) y los efectos de un régimen de propiedad de la tierra, como el caciquismo y la desigual distribución de la riqueza; a lo que hay que sumar la amenaza del reclutamiento de jóvenes para la guerra de África. Ante este panorama, la expansión del café en el Brasil central (São Paulo) y la necesidad de brazos para su cultivo, constituyeron el mayor acicate para la emigración familiar en la búsqueda de mejores horizontes, aunque albergando el deseo de retorno a la tierra de origen una vez logradas sus aspiraciones. Tras la depresión de 1929 y la crisis cafetalera de los años treinta, se produjo el retorno de “unidades familiares incompletas” (p. 6), es decir de miembros o descendientes de aquellas familias que habían emigrado a fines del siglo XIX e inicios de la centuria siguiente.

Con el advenimiento del gobierno de Getúlio Vargas y en especial el despunte económico del Brasil en los últimos años de su mandato (1951-1954), se asistió a un rebrote de los flujos migratorios aunque con un carácter “masivo”, no sólo con dirección a Brasil sino también a Argentina y Venezuela, buscando escapar de las míseras condiciones de vida imperantes en la España franquista. En esta etapa, el perfil del emigrante difiere de la etapa anterior, produciéndose en mayor medida la salida de hombres jóvenes, solos o recién casados, con el afán de hacerse de un pequeño capital para regresar luego a España, mejorando las condiciones de vida propias y las de su familia. Los inmigrantes andaluces en el Brasil “varguista” se asentaron sobre todo en el área metropolitana paulista, empleándose en el sector secundario (construcción, fabricación de autos) y/o en el terciario, con predominio de la hostelería.

Por último, en un contexto en el que las tendencias migratorias de los españoles se inclinaban ya hacia otros países de Europa (Alemania, Suiza), los flujos poblacionales de los años sesenta con destino a tierras brasileñas definen un nuevo perfil de migrante: por lo general se produjo la salida de hombres solos –como ocurría en la fase anterior-, si bien emergen elementos distintivos, como el hecho de contar con ayudas estatales para el viaje y con una mayor cualificación profesional (ingenieros superiores y los llamados “peritos” con estudios técnicos medios), la que también, en ocasiones, lograron incrementar en la tierra de acogida), ocupándose de modo preferente en la pujante industria automovilística de la región paulista. Otros rasgos que singularizaron a los emigrantes de esta etapa fueron su “pragmatismo” (no existió entre ellos esa visión idílica de la epopeya migratoria) y la firme determinación de regresar tras dos o tres años en el país receptor para “hacer dinero” y montar luego su propia empresa en España.

Tras familiarizarse con las diferentes oleadas de emigrantes rumbo al Brasil y las particularidades de cada una de ellas, sólo resta al lector adentrarse en la evocación de esos procesos a través de la palabra de las personas entrevistadas, que rememoran en sus discursos la propia experiencia o la vivida por sus ancestros. Como decía el poeta Blas de Otero: Si he perdido la vida, el tiempo, todo / lo que tiré como un anillo al agua, / si he perdido la voz en la maleza, / me queda la palabra.

Sobre la autora

Autor Iguanae

Ma Beatriz Vitar Mukdsi
Profesora Titular Depto. Historia de América
Universidad de Sevilla (España)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *