Libros Antonio Vinageras

Se donan dos ejemplares únicos y desconocidos del poeta cubano Antonio Vinageras (finales del XIX) al fondo bibliográfico de la Escuela de Estudios Hispano-americanos del CSIC en Sevilla

La Biblioteca Miguel de Cervantes de la ESAD de Sevilla dona dos ejemplares del Fondo de Libros Raros y Curiosos Sebastián Blanch a la Biblioteca de la Escuela de Estudios Hispano-americanos del CSIS de Sevilla. Uno de ellos es la novela manuscrita del autor cubano Antonio Vinageras, Los hijos de las tinieblas. Novela original (viaje al país de las bayaderas), obra desconocida que no presenta fecha alguna. Corresponde a dos volúmenes con encuadernación artesanal del siglo XIX; la portadilla está pintada a mano, con orla y a plumilla y lápiz en rojo y azul; los pliegos son de buena calidad (de 90 a 100 gramos), cortados con máquina artesanal a un lado, cuya fibra no parece algodón. Suman 644 páginas y miden 28 x 23 cm. El segundo es un libro de poemas que se titula ¡Almas desiertas!, autoría de Ernesto Malibran, poeta realmente inexistente, que, según una anotación en la portadilla (“O sea Antonio Vinageras”) y el estudio de la caligrafía de algunos versos corregidos a mano y la nota marginal de la página 118, donde se refieren motivos personales por la escritura del poema, parece ser un seudónimo del mismo Antonio Vinageras. Se trata de un volumen de octava (12,5 x 9 cm) con la encuadernación, papel y tipografía habituales de la imprenta del último cuarto del siglo XIX.
Almas desiertas! de Ernesto Malibran
En el interior de la novela se han encontrado varios recortes de prensa, cabe citar la portada de la novela publicada: Don Antonio Vinajeras, Los hijos de las tinieblas, Madrid, Berenguillo impresor, 1874; así como las páginas 134-138 de la segunda parte y un anuncio de prensa para suscribirse a la misma por 20 reales, lo que sirve para datarla y demuestra que la novela fue publicada y divulgada. Pese a lo cual, según búsqueda en catálogos habituales, incluyendo la Biblioteca Nacional de Cuba, a quienes se consultó por email, y en las principales páginas de libreros, no se ha encontrado ningún ejemplar impreso. Asimismo, tampoco del libro de poemas, del que, a diferencia de la novela, sí se tenía noticia, gracias a la Historia de la lengua y literatura castellanas de Julio Cejador y Fracua (p. 93) y al Diccionario de literatura cubana (digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes). Aunque en ninguno de los dos se dan datos bibliográficos, pero lo fechan con interrogantes en 1866. El ejemplar donado sería: Ernesto Malibran [seudónimo de Antonio Vinageras], ¡Almas desiertas! (Improvisaciones), Madrid, Imprenta de la viuda é hijos de Galiano, 1871, por lo que cabe preguntarse si es una segunda edición o si las fuentes documentales se equivocan.

El autor nace en Matanzas (Cuba) el 31 de octubre de 1832/33 y murió en Castellón de la Plana (España) el 28 de diciembre de 1904. Parece ser que residió una larga temporada en Sevilla, fue profesor del Ateneo de Madrid y de la Universidades de Valladolid y Salamanca, donde obtuvo el título de Doctor en Jurisprudencia. Fue miembro de varias academias en Francia y en Cuba y ocupó varios cargos de responsabilidad en España (vicencónsul en Macao, cónsul de España y oficial del Ministerio de Ultramar). Periodista, dramaturgo, conferenciante…, pero por lo que más se le conoce es por sus polémicas literarias con Felipe Poey, José Martí o Francisco A. Barbieri. Con Poey, con motivo de su crítica a la concepción científica de Alexander von Humboldt en su poema “Cosmos o descripción poética del mundo”, que trajo a colación una guerra estética y poética entre ambos. Con José Martí, a raíz de la polémica contra el darwinismo en Cuba, que tiene como resultado el poema escrito por Vinageras “El Congreso de Guinea”, donde por primera vez se critica la ciencia inglesa de la época. Y con Barbieri, por tener el triste honor de haber dirigido contra la zarzuela el más duro ataque de la historia del género, en cuya defensa acudió el gran compositor.
Antonio Vinageras
Como escritor destaca su producción teatral, representada en Matanzas, La Habana, París, Madrid y Sevilla, aunque no hay ninguna obra de relieve. Sí como novelista, pues fue autor de la novela Enriqueta, considerada una de las mejores novelas románticas cubanas, aunque recibió múltiples burlas por ser un emulador de Víctor Hugo. Como poeta es un fiel reflejo de la poesía de circunstancia, amiga del entretenimiento culto de las clases aburguesadas, así se denota en varios de los recortes de prensa encontrados en el interior de la novela. En lo que a su personalidad respecta era conservador, monárquico y católico, como se denota en varias obras dedicadas a S.M. la Reina, de quien recibió la cruz de Carlos III, así como en su obra Los elementos jóvenes de la Unión Liberal, donde defiende al gabinete de O´Donell. Intelectualmente, destacan su obra Bosquejo crítico de la vida de Lord Byron, que se trata de una revisión de la biografía escrita por Castellar, y varias conferencias, como la dada en la Universidad de Valladolid, “El hombre bíblico”, que generó una gran controversia en La Habana, o La vida de Cristóbal Colón, publicada por la Imprenta del Cuerpo Administrativo del Ejército en 1891.

Sobre el autor

Autora IguanaeEduardo Chivite Tortosa
Profesor de Literatura Dramática y Bibliotecario Jefe de la ESAD de Sevilla
España


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *