Anuario CEIPAZ 2011-2012: El mundo a la deriva: crisis y pugnas de poder

Anuario Ceipaz 2011-2012: El mundo a la deriva: crisis y pugnas de poderAnuario CEIPAZ 2011-2012: El mundo a la deriva: crisis y pugnas de poder. Manuela Mesa, coord. Madrid, Fundación Cultura de Paz, 2011. ISSN: 2174-3665

CEIPAZ es el Centro de Educación e Investigación para la Paz de la Fundación Cultura de Paz, organización no gubernamental presidida por el exdirector general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza. Con una introducción de Manuela Mesa, directora del CEIPAZ, el presenta anuario reúne colaboraciones de Mayor Zaragoza, Ignacio Álvarez-Ossorio, Alberto Piris, Carmen Magallón y otros autores.

En la introducción, la socióloga Manuela Mesa repasa la situación económica mundial desde el rescate de la banca a costa de recortes sociales, la incapacidad del proyecto europeo para afrontar y superar la crisis generada por esa banca y ciertas transnacionales, o el fortalecimiento –que no refundación- del capitalismo, empobreciendo aun más a los más pobres y a las clases medias y enriqueciendo todavía más a los más ricos. En frente de la crisis, movimientos como la primavera árabe o el 15M, cada uno en su ámbito, ofrecen interesantes perspectivas que podrían desembocar en posibles soluciones parciales o globales al modelo neoliberal.

Federico Mayor, en su capítulo “A la búsqueda de alternativas ante la crisis mundial”, llama la atención del declive del Sistema de las Naciones Unidas y las grandes instituciones internacionales como garantes de la estabilidad y la paz mundial, cuya hegemonía pierde fuerza ante los grupos plutocráticos como el G-7, G-8 o G-20 y los principios universales de las leyes del mercado. Leyes que se sitúan por encima o en lugar de la política y los principios democráticos universales, generando un escenario a punto de devenir irreversible si no lo evitamos: escenario dominado por crisis alimenticia, climática, social y financiera. Una economía basada en la codicia, la usura, la avaricia, la especulación o la deslocalización productiva, gastos militares desmesurados, explotación en lugar de cooperación internacional, desgarros sociales insoportables como muestra un escaso 17% de la humanidad que goza de cierta prosperidad, etc. son lacras que el mundo arrastra desde hace décadas y cuya superación es imprescindible para su transformación.

Ante este panorama, las soluciones pasan por “sobrepasar los límites de lo posible”, como afirma la actual presidenta brasileña Dilma Rousseff, tales como: refundar las Naciones Unidas para hacer de esta institución un organismo verdaderamente democrático de control, entre otros, del FMI, el BM, la OMC, etc.; favorecer asociaciones regionales como UNASUR, OUA, etc., que faciliten la gobernanza mundial bajo criterios de justicia democrática y transparencia; hacer realidad la Declaración Universal de los Derechos Humanos, etc.

En su artículo “Regionalismo y soberanía nacional en América Latina: relaciones aprendidas y nuevos desafíos“, Andrés Serbin analiza el concepto de soberanía nacional en el contexto latinoamericano, específicamente en Sudamérica. Evalúa sus características y avances del actual proceso de regionalismo post-liberal en el subcontinente y las diversas iniciativas sectoriales, para explorar finalmente las posibilidades efectivas de impulsar iniciativas que superen las limitaciones impuestas por la soberanía nacional al proceso de integración regional en América Latina.

Los nuevos proyectos de integración de la región, señala Serbin, “se caracterizan por una agenda política marcada por el retorno al protagonismo del Estado”. La región se caracteriza, a juicio del autor, por su integridad territorial, por la resolución pacífica de conflictos una vez superadas las diferentes etapas dictatoriales, la soberanía de los distintos Estados, así como una fuerte tradición jurídica en derecho internacional que ha promovido un orden internacional regulado. El incremento de los conflictos internos y las crisis humanitarias propicia que esta soberanía no sólo se entienda vinculada a la independencia del Estado sino también como responsabilidad frente a la ciudadanía. Los actuales gobiernos democráticos han cuestionado ya desde la década de los noventa, el “consenso de Washington” neoliberal, reafirmando la soberanía nacional como independencia. El ALBA, el ALCA y otras iniciativas de integración encuentran dificultades y resistencias a su paso, como las rivalidades entre Brasil y Venezuela o la pugna permanente entre Hugo Chávez y los gobiernos norteamericanos, pese a que Estados Unidos es el principal comprador de hidrocarburos venezolanos. “La actual etapa de integración regional se caracteriza, a juicio de Serbin, por estar centrada en el Estado y por un marcado déficit democrático en términos de participación o empoderamiento de la ciudadanía”.

Más información

El mundo a la deriva: crisis y pugnas de poder, descargar el documento pdf

Sobre el autor

Autor Iguanae

Javier Gimeno Perelló
Coordinador de Innovación y Calidad de la BUC
(Universidad Complutense de Madrid, España)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *