Pecado nefando, una “novela autobiografiada-testimonial” de Mario Roberto Loarca Pineda

Pecado Nefando de Mario Roberto Loarca PinedaLoarca Pineda, Mario Roberto. Pecado nefando. Casa Juan Pablos, México; Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, México. 2006. 176 pp. ISBN 970-55-0018-5

Jesuita.1. adj. Se dice del religioso de la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola. 2. adj. coloq. Hipócrita, taimado. (Diccionario RAE)

“Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y les han sido legadas por el pasado. La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos.” (Karl Marx, El 18 Brumario de Luis Bonaparte)

En su primera novela Pecado nefando, el escritor guatemalteco Mario Roberto Loarca Pineda nos conduce por ciento setenta y seis páginas en un acelerado y apretado torrente de recuerdos de sus años dentro de la Compañía de Jesús. Anteriormente Loarca, cuya formación es en Psicología Social y Estudios Latinoamericanos, ha publicado artículos y ensayos en revistas de Guatemala, México, Suiza, Austria, Polonia e Italia.

El autor caracteriza Pecado nefando como una “novela autobiografiada-testimonial”; está narrada en segunda persona (ocasionalmente en primera), como si escribiera para que su otro yo no olvide el camino recorrido, su experiencia y vivencia dentro de la orden jesuita, que en el libro es llamada “la Societatis”. La sensación de vértigo producida por este cuasi-ejercicio de libre asociación se amplifica porque los 23 capítulos que componen la narración no siguen un orden cronológico preciso. Empero, Loarca nos obliga a detenernos constantemente en medio de su espiral narrativo para atar cabos no tan sueltos o de otra manera la experiencia narrada no tendría sentido alguno.

La urdimbre del relato descansa en dos grandes ejes narrativos: el de la biografía espiritual y el de los eventos históricos, sociales y políticos de fines del siglo XX. Como tal el relato se remonta a la Guatemala de principios de los setentas y, en seguida, como en un juego de billar en el que una bola pega contra otra y contra otra, oscilamos entre la España del catolicismo tardo y del posfranquismo y de un extremo a otro de América Central. En este caminar Loarca nos hace testigos de los momentos clave que jalonaron su peregrinación como jesuita: desde la astuta ingenuidad del pre-candidato “chapín” estudiante universitario haciendo pininos y coqueteos revolucionarios, pasando por la inocencia y devoción del novicio para el que todo es divina novedad en una España que ya dejaba de ser “la reserva espiritual de Occidente” hasta llegar al escolar jesuita curtido por el cinismo, la malicia y la intriga de algunos de sus superiores y compañeros quienes dieran al traste con sus primeras ilusiones.

Una condición para entender esta novela es estar familiarizado con el papel del catolicismo y de la Compañía de Jesús en España y en Centroamérica a finales del siglo XX. Para quienes conocen este contexto –aunque sea de lejos– el contenido es más que claro. Aún así, para aquellos que no lo manejen en su totalidad, la magnitud de los eventos narrados tampoco puede pasar desapercibida. El texto está salpicado de citas del evangelio, de documentos propios de la vida jesuítica, por ejemplo, los Ejercicios Espirituales y las Constituciones de San Ignacio y la Congregación General XXXII o de la voz de teólogos de estatura. Abundan los nombres propios de lugares, de ambientes, de personajes conocidos y poco conocidos, de gente que hizo titulares y dio de qué hablar en su momento. En general, Loarca no oculta la identidad de los que ya no están, por ejemplo, Rutilio Grande o Carlos Pérez Alonso; la de los que todavía siguen vivos queda envuelta en la referencia críptica, por ejemplo, el “vizcaíno de costumbres disolutas” o, más ominosamente, el “prepósito sicalíptico”, el antiguo y nefasto superior por quien no oculta su asco y su desprecio: “era endeble y contrahecho, tenía una barba rala de micoleón y hablaba en una tonadita de chapín capitalino y amamplorado, con abundantes diminutivos y falsas frases de cortesía”.

La lucha interna que precipita optar por la vida religiosa con su constante vaivén de certidumbres e incertidumbres es una constante en todo el libro. Algunas de las situaciones que el protagonista narra son imposibles de imaginar en un ámbito que se supone está guiado por valores superiores. La presencia del pecado nefando dentro de la Iglesia Católica y dentro de la Compañía de Jesús se trata de manera frontal y sin rodeos. Pero, a medida que el relato avanza, también descubrimos que el título es en realidad un señuelo; es cierto que hay un fuerte componente de lo nefando en la exploración de evidentes elementos homoeróticos u homófilos y aunque el relato no se conforme a las convenciones de un típico relato de literatura gay (más visible en otros trabajos contemporáneos en la literatura centroamericana a los que me referiré en otro momento), lo nefando en sí va más allá de este–moralizante– significado y los rebasa otro sentido mucho más amplio y tenebroso: el de “los pactos secretos y coaliciones políticas fraguadas por civiles y eclesiásticos desviados del camino, sujetos de inclinaciones sectarias y mentalidad dogmática”, secreto a voces que destaca al interior de la Iglesia Católica.

Por otro lado, el relato también se colorea con los eventos sociales y políticos que se precipitaron y ensangrentaron a Centroamérica durante las décadas de finales del siglo pasado y el papel crucial que jugara la teología de la liberación. Como en otras épocas, política y religión se entremezclaron. Eso no es lo novedoso; allí, sin embargo, reside lo nefando; haber apostado a un proyecto cuya credibilidad fue dada al traste por sus mismos promotores y cuyo impacto fue más allá de la reflexión audaz en un salón de clases de un seminario. Visto hacia atrás ¿Cómo se entiende la búsqueda de la utopía social que inspirara la Teología de la Liberación? Como sistema, ciertamente no fue su línea teológica que siguió dentro de los cauces del cristianismo, sino su identificación ideológica que optó por el marxismo. Es cierto que se hizo una opción preferencial; ése no es el problema; el problema reside en su absolutización que pronto fue convertida en una opción altanera y arrogante protegida por la pretendida superioridad moral de ser guardianes de una ortodoxia política y religiosa a ultranza. El problema está en lo que inspiró y precipitó y terminó mal y que se esperaba que terminara bien; en la engañosa certeza de la llegada de la utopía que obnubiló por completo la razón. Loarca presenta de manera honesta esos ideales y sueños por un mundo más justo, como lo vivieron muchos otros centroamericanos, y que al final quedaron hechos añicos, no dejaron sino la desilusión de la utopía que no fue y el duelo por los que murieron inútilmente.

Pecado nefando es un trabajo que trata de un tema delicado. Sólo alguien que haya atravesado esos páramos puede contar una historia así. Las consecuencias de los procesos socio-políticos que ocurrieron en Centroamérica durante el último cuarto del siglo XX seguirán marcando la historia posterior de la región. Obras como Pecado nefando contribuirán a entender este debate.

Sobre el autor

Autor Iguanae

Milton Ricardo Machuca
Doctor – Profesor asistente de español
Pitzer College, The Clermont Colleges (Estados Unidos)


Un comentario sobre “Pecado nefando, una “novela autobiografiada-testimonial” de Mario Roberto Loarca Pineda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.