BRISAL. Brigadas Internacionalistas Solidarias para las Bibliotecas y los Archivos de América Latina

Brigadas Internacionalistas SolidariasLas Brigadas Internacionalistas Solidarias para las Bibliotecas y los Archivos de América Latina (BRISAL) surgen en noviembre de 2008, en el marco del I Seminario sobre la destrucción del patrimonio, celebrado en La Paz, Bolivia, a propuesta de archiveros y bibliotecarios internacionales, propuesta celebrada y bienvenida por los profesionales bolivianos asistentes a ese seminario.

Las Brigadas se conformaron como equipos de trabajo constituidos por bibliotecarios, archiveros y personas solidarias con la Revolución boliviana (no necesariamente técnicos de archivos y bibliotecas) que durante un período de tiempo (entre dos semanas y dos meses) realizarán diferentes actividades solidarias de carácter técnico y no técnico en centros de conservación y difusión de información y documentación, archivos y bibliotecas de Bolivia.

Brigadas en BoliviaLas Brigadas comenzaron su actuación en Bolivia, pero pronto se han extendido a otros países del continente americano, como Chile, Colombia y Perú.

Los brigadistas son ciudadanos internacionalistas, tanto latinoamericanos como de diferentes países, sobre todo europeos, conscientes, en el caso de Bolivia, de la trascendencia del proceso revolucionario de transformación de la sociedad boliviana en una sociedad más justa y solidaria. El trabajo de los brigadistas es un trabajo social y políticamente comprometido con el proceso de cambios en profundidad que está viviendo el pueblo boliviano de la mano de su Gobierno legítimamente constituido y refrendado, encabezado por el Presidente Evo Morales. Por ello, los brigadistas ejercen una labor política solidaria con ese país andino.

Profesionales de la información, las bibliotecas y los archivoHay que destacar que las brigadas están constituidas, tanto por profesionales de la información, las bibliotecas y los archivos, como por personas no técnicas en estos temas, cuya participación esté impulsada por la solidaridad, la voluntad de apoyar a la Revolución boliviana y el deseo de conocer y de aprender y aprehender una experiencia política y social única.

En 2005, el líder sindical y cocalero, el indio aymara Evo Morales, al frente del partido MAS (Movimiento al Socialismo) ganó las elecciones democráticas con más del 54% de los votos. Este triunfo constituyó el primer gran triunfo democrático del pueblo indígena, obrero y campesino en las urnas, tras más de 500 años de dominación española primero, criolla y neoliberal después, marcada por la explotación, la desigualdad, la injusticia social, la represión y el racismo, así como el sistemático ocultamiento y marginación de todas las culturas y pueblos originarios bolivianos. Bolivia, cuya población indígena supera el 80%, no había contado hasta entonces con un gobierno emanado de los pueblos originarios que pueblan su bellísimo territorio.

Vicepresidenta del Gobierno presentando la BrigadasUno de los ejes estratégicos del nuevo gobierno boliviano es el reconocimiento y la satisfacción del derecho humano fundamental que es el acceso universal y democrático a la información, a la cultura y al conocimiento, reconocido en la nueva Constitución (art. 21.6, art. 99 y otros) que el Gobierno someterá en enero de 2009 a referéndum. El nuevo Estado no concibe la constitución de la nueva sociedad sin la satisfacción de este derecho y de los instrumentos que lo garantizan: las bibliotecas, los archivos y los centros de información y documentación.

La nueva sociedad boliviana, en su proceso de transformación profunda de paradigmas culturales, sociales y económicos y de consolidación del socialismo libertario como instrumento emancipador, es consciente de la relevancia que tiene conservar su memoria, su patrimonio y la riquísima diversidad cultural, lingüística, antropológica, histórica y arqueológica de sus pueblos originarios, todo ello como eje estratégico de liberación (arts. 99 a 103 de la nueva Constitución). Por ello, el gobierno del Presidente Evo Morales ha iniciado una política de conservación y extensión y difusión del patrimonio cultural, histórico, bibliográfico y documental, y de la memoria histórica, social, indígena y popular de Bolivia.

Fruto de ello es la habilitación de archivos en proceso de degradación o abandono y la creación de nuevos archivos. Un claro ejemplo es el inaugurado en noviembre de 2008 Archivo de la Minería Boliviana de la CoMiBol (Comisión Minera Boliviana) en la ciudad de El Alto (junto con la Callejuela de Los Archiveros, que da acceso al mismo).

Archivo de la Minería Boliviana de la CoMiBol Este archivo consolida el proceso de nacionalización de la minería y su emancipación del capital privado y extranjero, lo que le permite revertir el 82% de la riqueza para el pueblo boliviano, y con ello, la planificación rigurosa de políticas públicas o la creación de escuelas u hospitales, entre otros servicios públicos. Constituye el archivo especializado más grande del mundo en minería, con más de 25 kms lineales de estanterías, y conserva documentos de importancia estratégica fundamental para el futuro económico y minero del país. Será uno de los archivos donde trabajarán las brigadas internacionalistas.

Bibliotecas populares y comunitarias, archivos y bibliotecas municipales, centros culturales y de investigación, información y documentación, archivos públicos, asociaciones de mujeres, indígenas, juveniles, sindicatos, y un largo etcétera, serán lugares de trabajo de los brigadistas y de encuentro con los actores sociales y políticos bolivianos que están llevando a cabo una de las revoluciones más dignas, más justas, más pacíficas y más bellas del continente americano en los últimos tiempos.

“Lo que me motiva a participar en las Brigadas  —explica Mª Antonieta Calabacero, directora de la Biblioteca de la Universidad de La Serena, Chile y miembro de las I Brigadas— es el interés profundo por lo que está pasando en Bolivia. He luchado durante años contra la dictadura militar de mi país, he vivido el retorno a la democracia en Chile, trabajo hace años como bibliotecaria, pero me faltaba la utopía. Esa utopía que en mi caso se forjó durante el Gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende y se truncó con el cruento golpe militar, la estoy encontrando, de nuevo, en Bolivia”.

ACTIVIDADES DE LAS BRIGADAS INTERNACIONALISTAS SOLIDARIAS EN BOLIVIA Y EN LOS DEMÁS PAÍSESLATINOAMERICANOS

Las actividades de las Brigadas se desarrollan en torno a tres ejes principales:

1- TRABAJOS SOLIDARIOS
2- CAPACITACIÓN TÉCNICA
3- ENCUENTROS

1. TRABAJOS SOLIDARIOS

Los trabajos solidarios de las Brigadas Internacionalistas consisten en la ejecución de tareas técnicas y no técnicas en archivos, bibliotecas y centros de documentación de los diferentes países donde trabajamos. El tipo y características de los trabajos están en función de las necesidades de los trabajadores y profesionales, y se realizan en los centros designados por ellos:

– Tareas no técnicas: Apoyo a bibliotecas y archivos: traslado y ordenación de documentos y libros, etc.
– Trabajo técnico:
En bibliotecas: catalogación, clasificación, automatización, digitalización
En archivos: descripción documental, automatización, digitalización

2. CAPACITACIÓN TÉCNICA

La capacitación técnica a cargo de las brigadas consiste en la realización durante la estancia de los brigadistas en Bolivia de cursos y talleres destinados a los trabajadores y profesionales de los centros de documentación, archivos y bibliotecas.

Cursos

Los cursos son actividades formativas impartidos por expertos locales e internacionales.

Talleres

Los talleres son, igualmente, actividades formativas y también lúdicas, de 2 a 3 horas de duración en una sola jornada de tarde.

3. ENCUENTROS Y TERTULIAS

Durante la estancia de los brigadistas, se realiza una serie de encuentros, reuniones y tertulias entre aquéllos y los profesionales de diferentes archivos y bibliotecas, así como de asociaciones, centros culturales, instituciones, sindicatos, partidos políticos, responsables municipales, autoridades de Gobierno, líderes políticos, etc. La idea de estos encuentros es facilitar el intercambio de experiencias y las relaciones personales y de camaradería entre todos nosotros, en un ambiente relajado de diálogo y comunicación.

Los encuentros y tertulias son de dos tipos:

1. Encuentros técnicos. Serán reuniones entre profesionales y trabajadores de archivos y bibliotecas y brigadistas, cuya finalidad será la de compartir e intercambiar experiencias laborales, profesionales, técnicas y también personales. Estos encuentros podrán ser:
– encuentros entre bibliotecarios de bibliotecas populares
– encuentros entre archiveros

2. Encuentros entre actores sociales y políticos. Serán encuentros entre brigadistas y miembros de diferentes asociaciones culturales y sociales, partidos políticos, sindicatos, responsables políticos y municipales, etc., a fin de dialogar e intercambiar experiencias y conocer la realidad delpaís en sus diferentes aspectos. Estos encuentros y tertulias podrán ser, entre otros:

El tiempo de estancia de los brigadistas en cada país lo marcan los mismos brigadistas, en función de su disponibilidad.

CONVENIOS CON UNIVERSIDADES

Las Brigadas han firmado un Acuerdo de Colaboración con la Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia para la realización de prácticas académicas de estudiantes con las Brigadas. Fruto de ese Acuerdo ha sido la participación en las Brigadas de dos estudiantes del último año de la carrera de bibliotecología durante el mes de julio de 2009 en el Archivo de la Corporación Minera de Bolivia en la ciudad de El Alto, para catalogar y clasificar la Biblioteca Patrimonial Colquiri.

Las Brigadas van a firmar Convenios con las siguientes universidades:

–      Universidad Nacional de Córdoba, Argentina

–      Universidad Carlos III de Madrid, España

–      Universidad Complutense de Madrid, España

En agosto de 2009 se iniciaron las I Brigadas en Perú, donde siete brigadistas internacionalistas trabajaron en bibliotecas de Lima y de pueblos andinos incas peruanos, como Qasanqay, en el departamento de Ayacucho.

El 12 de octubre las brigadas comienzan su andadura en Chile, donde dos brigadistas españolas van a trabajar en el centro de documentación de la Comisión de Derechos Humanos de Chile y en la Asociación Cultural Comunitaria Villa La Pradera, de Viña del Mar.

E octubre de 2009 tuvo lugar una reunión en Medellín con estudiantes y profesores de la Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia, para fijar las bases de la futura participación de las Brigadas en Colombia.

“Hay algo que en Bolivia se ve y se palpa –sostiene Mario Urquiola, coordinador de las Brigadas en Chile, pedagogo chileno-: ese afán por vivir una realidad nueva, distinta, no basada en el consumismo feroz, en el culto al dinero y al individualismo egoísta y alienador que vivimos en nuestros países. En Bolivia se está forjando un sueño y una esperanza, que es el anhelo de la inmensa mayoría de los hombres y de las mujeres del mundo entero: vivir un mundo justo, humano, solidario y respetuoso con la naturaleza, es decir, con el planeta y con la humanidad misma”.

Como el viajero que retorna de Ítaca, los brigadistas regresamos a nuestros lugares llenos de aventuras, llenos de conocimientos, de experiencias, de peripecias. Como al viajero de Kavafis, Ítaca nos ha enriquecido, nos ha concedido un largo y hermoso viaje que hemos hecho sin prisas, rico de cuanto hemos ganado en el camino, ajenos a la cólera de airados Poseidones o de monstruosos lestrigones y cíclopes, pues elevado es nuestro pensamiento y exquisitas emociones penetraron en nuestras almas y en nuestros cuerpos. Regresamos de Ítaca para volver. De sus sabios hemos aprendido. Conservamos a Ítaca en nuestras almas. América latina nos ha abierto el corazón, nos ha enseñado que la utopía, como señala Eduardo Galeano, sirve para caminar. En Bolivia, hemos caminado, caminamos junto a los bolivianos hacia ese horizonte que ahora se ve tangible y real. Horizonte que las gentes afables y acogedoras de este gran país hermano está alcanzando con su lucha constante y el afán de reproducir los sueños de un mundo posible, hermoso, humano, solidario. Los brigadistas no vamos a olvidar ya nunca esta maravillosa aventura, este bagaje de conocimiento que los bolivianos nos han transmitido: el conocimiento de la ternura de un pueblo afanado en su emancipación y en su soberanía plena.

A Bolivia y a América Latina regresamos para volver. En Perú, en Chile, en Colombia, continuaremos la labor iniciada por nuestros hermanos bolivianos en sus archivos y en sus bibliotecas, construyendo con ellos, con nuestra pequeña aportación solidaria de afecto y de cariño, ese otro mundo real maravilloso que anhelamos y que soñamos. En Bolivia ese mundo se está haciendo posible.

Sobre el autor


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.