Al encuentro del Bicentenario del Perú

El proceso de independencia Latinoamericana empezó su gesta con ideales de libertad e igualdad que paulatinamente se dispersaron sobre cada miembro de la sociedad, como una pandemia que se fue contagiando y que no hizo más que despertar el síndrome de una identidad y fraternidad que fue, es y será el principal baluarte para el desarrollo e integración de esta Latinoamérica; distinta y similar a la vez.
Bicentenario Perú 2021
En este contexto, el Perú guarda una valiosa y riquísima fuente de la cual se puede servir con la finalidad de retroalimentarse, revisando el pasado para comprender el presente y afrontar el futuro con la máxima posibilidad que sus ventajas comparativas le ofrecen para alcanzar un desarrollo sostenible y exitoso colaborando en la inserción de la región en la nueva realidad global que implica el siglo XXI.

A doce años de celebrar su bicentenario, las preguntas se generan por si solas ¿Cómo llega el Perú? , ¿Está en el camino correcto de su desarrollo como país en comparación a aquellos que ya cumplieron su bicentenario?¿El Perú ha logrado afianzarse estructuralmente para afrontar los retos del mañana? ¿La sociedad peruana ha logrado afianzar su identidad cultural?, ¿Los ideales de libertad e igualdad aun son aplicables para nuestro contexto?, etc.

En definitiva estas y otras muchas preguntas, resultan ante la natural incertidumbre que genera el desarrollo de un país que debe tener como gran norte el ser una nación justa y con igualdad de oportunidades.

Para tal efecto, el Perú debe valerse de su propia historia para fortalecer sus políticas económicas y estructurales, generando las condiciones ideales para el desarrollo de una política que promueva la inversión y el crecimiento sostenible pero dentro del marco de la aldea global que supone el siglo XXI.

Por su parte la institucionalidad real del Estado debe ser el garante ideal para que la sociedad recupere la confianza en las estructuras y a su vez creen las condiciones perfectas que promuevan el irrestricto respeto a la ley y fortalecimiento de la democracia. De la misma manera el sistema social debe encontrar un equilibrio basado en la educación integral con las mismas condiciones y posibilidades para todos; un sistema de salud real no creado sólo para la enfermedad sino con criterios de promoción y prevención y por último la dignidad del trabajo; criterios todos que suponen la igualdad social.

Otro punto fundamental es la promoción de los valores culturales con el propósito de afirmar y revalorizar nuestra identidad y por consiguiente valorizarnos positivamente y así poder competir de igual a igual con otras personas provenientes de diferentes espacios culturales motivando de esta manera la moral del ser peruano.

Finalmente, no se deja de lado la importancia que significa el desarrollo de las políticas internas y sus dinámicas que serán la base fundamental para que el Perú pueda desarrollar una política exterior acorde a las exigencias que el país requiere con la sencilla finalidad de ocupar un lugar preponderante y a la vez de carácter indispensable en el contexto internacional.

Sobre el autor

Autor Iguanam

Ricardo Pinto-Bazurco Mendoza
Historiador
(Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.