Digitalización e incorporación al repositorio de la UNIA de la revista Cultura Hispanoamericana (Madrid, 1912-1925)

La Biblioteca de la Universidad Internacional de Andalucía ha digitalizado esta revista mensual americanista. Recientemente ha finalizado su incorporación al Repositorio Institucional.

La biblioteca de la Universidad Internacional de Andalucía incluyó la revista Cultura Hispanoamericana en su plan de digitalización de fondos americanistas existentes en el monasterio franciscano de Santa María de La Rábida. Hay que recordar que la actual colección bibliográfica conventual hereda parte de la biblioteca de la Real Sociedad Colombina Onubense, fundada en 1880. Ello se debe a que desde 1914 y hasta los años 30 la Colombina ocupa diversas estancias del Monasterio, una de las cuales la dedica a crear, mantener y desarrollar una valiosa biblioteca americanista, desgraciadamente hoy dispersa e incompleta. Los fondos de esta colección proceden de las adquisiciones que realiza la Sociedad, así como de los intercambios que establece con multitud de instituciones y organizaciones, nacionales e internacionales, a partir de la distribución de su publicación mensual oficial, ya digitalizada en nuestro repositorio, denominada “La Rábida: revista colombina iberoamericana” (1911-1933). Este esfuerzo en la difusión tiene como resultado la recepción de obras de muy variado interés procedentes básicamente de España, Portugal y América. Es por tanto lógico que algunas de las revistas americanistas editadas en nuestro país durante el primer tercio del siglo XX se encuentren prácticamente completas en la biblioteca rabideña: tal es el caso de “Cultura Hispanoamericana”, editada mensualmente, entre 1912 y 1925 por el Centro con el mismo nombre con sede en Madrid (en total, 151 números).

El Centro de Cultura Hispanoamericana fue inaugurado en Madrid el 27 de junio de 1910. Estuvo auspiciado por el político liberal José Canalejas y el ministro de Instrucción Pública, Julio Burell, con el fin de estrechar lazos culturales e intelectuales con América. El senador Luis Palomo y Ruiz (1860-1932) fue su primer y único director hasta 1925 en que el Centro desapareció. Abogado, publicista y político (diputado y senador), Palomo había dirigido en su juventud el periódico hispalense “La Tribuna”. Influenciado por los círculos americanistas sevillanos, que giraban en torno al Archivo General de Indias, había ocupado la vicepresidencia de la Unión Ibero-Americana y detentó cargos directivos en el Ateneo de Madrid. Como vicepresidente (lo sería durante todo el período) encontramos a una mujer: la escritora Blanca de los Ríos (1862-1956). El filólogo y escritor Manuel Rodríguez-Navas (1848-1922) ocupa el cargo el director de publicaciones del Centro (hasta su fallecimiento). El Centro de Cultura Hispanoamericana desarrollaba actividades de tipo académico, cultural, social y político, y procuraba aprovechar las visitas y estancias en Madrid de significados intelectuales latinoamericanos para invitarlos a sus actividades. El Centro tejió redes de influencia y estableció contactos con organizaciones similares a nivel español para la circulación de noticias y asentamiento de relaciones.

Cultura Hispanoamericana mantuvo un plantel relativamente corto y fijo de colaboradores especializados. Además de los citados, podemos destacar a: Francisco de las Barras de Aragón (1869-1955), intelectual sevillano; Segundo de Ispizua Bajaneta (1869-1924), historiador vasco; Carlos Pereyra Gómez (1871-1942), diplomático, historiador y escritor mexicano natural de Saltillo; Alfonso Reyes Ochoa (1889-1959), pensador y escritor mexicano, exiliado durante algunos años en España; su hermano Rodolfo Reyes (1876-1954); Antonio Balbín de Unquera (1842-1919), periodista y escritor asturiano. Por completar la nómina citamos a dos ilustres invitados: Manuel Baldomero Ugarte (1875-1951), escritor, diplomático y político argentino, y Rafael Reyes Prieto (1849-1921), presidente de Colombia entre 1904 y 1909, activo hispanista que vivió exiliado durante la segunda década del siglo XX, y que residió largo tiempo en Madrid.

La publicación apenas sufrió variaciones en su formato (entre 48 y 52 páginas, sin ilustraciones). A finales de 1922 la revista comienza a perder su regularidad mensual, así en octubre aparecen conjuntamente los números 118-119. El carácter bimestral se mantuvo hasta fines de 1923. En 1924 sólo se publicaron dos ediciones (los dos primeros trimestres del año) y en 1925 tres ediciones (la última, con los números 148-149-150-151 fechada en diciembre). Esta paulatina decadencia de la revista es producto del decaimiento del Centro y la falta de renovación de sus dirigentes. La muerte en 1922 de Manuel Rodríguez-Navas, auténtico sostenedor de la publicación, coincide con la perdida de regularidad de Cultura Hispanoamericana.

Entre los proyectos que llevó a cabo el Centro destaca la creación de Liceo de América. Se inauguró en noviembre de 1919 en el antiguo palacio del duque de Nájera, en plena calle Alcalá de Madrid. Independientemente de sus objetivos primeros, el Liceo derivó rápidamente hacia el campo lúdico, de actos protocolarios y festivos. Este tipo de actividades le valdrían muchas críticas, no sólo al mismo Centro y a su presidente Luis Palomo, sino a otros muchos intelectuales y políticos “hispanoamericanistas” más preocupados por la oratoria y los discursos rimbombantes sobre la fraternidad iberoamericana, que por las cuestiones prácticas que afectaban a la actualidad americana y a las relaciones políticas, económicas y comerciales entre España y aquellos países.

Sobre el autor

Autor IguanaeFelipe del Pozo

Bibliotecario

Director de la Biblioteca UNIA – La Rábida, España


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.