D’Orbigny, el americano

Alcide d’Orbigny
Alcide d’Orbigny © Museum national d’histoire naturelle (MNHN) Paris.

Entre los grandes eruditos franceses del siglo XIX, Alcide Dessalines d’Orbigny es uno de los más famosos. Fue, naturalista, geólogo, paleontólogo, botánico, zoólogo y etnógrafo; los aportes científicos de este gran trabajador quedan sin embargo, extrañamente poco conocidos por el público en general.

A principios del siglo XIX, cuando se ampliaban las guerras de independencia, una vez más, América estimulaba tanto los mercados europeos como los intereses de los estudiosos. Siguiendo las expediciones dirigidas por científicos, y en particular las del famoso alemán Alexander von Humboldt, los eruditos fueron atraídos por un continente que componía un inmenso laboratorio gracias a la diversidad de paisajes, fauna, flora, pueblos y civilizaciones y que abría entonces vastas perspectivas para la investigación. Alcide Dessalines d’Orbigny fue uno de aquellos hombres y de su trabajo aún queda una fuente inagotable de conocimiento y comprensión de América del Sur.

cita - D'Orbigny

Nacido con el siglo, o casi, en Couëron, pueblecito en las afueras de Nantes, su familia cultivaba las ciencias. Su padre, médico y gran pedagogo, le estimuló para observar y estudiar la naturaleza como lo había hecho también Jean-Jacques Audubon, el gran pintor de pájaros de América, nativo del mismo pueblo. El joven d’Orbigny, muy temprano, quedó fascinado por las ciencias naturales. Estudió, dibujó, clasificó incansablemente conchas minúsculas que pululaban en su región natal. A los veinte años, publicó un libro sobre estos animales microscópicos que designó con el término “foraminíferos”, vocablo que se mantuvo desde aquel entonces.

viajes d'Orbigny
Mapa del viaje en América del Sur de Alcide d’Orbigny. Laboratorio de Paleontología © MNHN, Paris.

Las autoridades del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) en París y notablemente, Jean-Baptiste Lamarck y Georges Cuvier le distinguieron gracias a sus novedosos trabajos. Pronto se le encargó una misión para explorar América del Sur y se le otorgó el título de “viajero y naturalista del gobierno francés”. En 1826, aconsejado por Humboldt, navegó hacia lo desconocido. Su viaje duró siete años y siete meses. Después de una escala en las Islas Canarias, llegó a Brasil. Su viaje a Sudamérica prosiguió luego hacia Uruguay, Paraguay, Argentina, Chile, Perú y Bolivia. A menudo peligrosa, aquella expedición dio lugar a una impresionante cosecha de 10.000 especies de animales y plantas.

Mompox
Mercado en Mompox © MNHN, Paris.

Dibujó mapas y planos, excavó incansablemente la tierra, describió en detalle a los indígenas que había encontrado con frecuencia en las zonas más inhóspitas y más remotas del Amazonas, de Patagonia y más allá.

Regresó a Francia en 1834 y una importante beca le permitió publicar nueve enormes volúmenes narrando su Viaje por la América meridional, a los cuales se añadieron dos volúmenes de grabados. Esta obra, verdadera enciclopedia del Cono Sur, fue completada en 1847 y elogiada por Charles Darwin que la calificó como “uno de los hitos de la ciencia del siglo XIX”.

Alcide d’Orbigny murió agotado en 1857, pero sin embargo rodeado de gloria y finalmente reconocido por sus pares que le habían otorgado cuatro años antes, la primera cátedra de paleontología fundada en Francia.

Por su rigor, minuciosidad y método, su obra sigue siendo hoy en día una referencia para la geografía, la etnología, la arqueología, la geología, la zoología, la paleontología, y la botánica.

Indios Aymaras
Indios Aymaras bailando © MNHN, Paris.

Le debemos muchos descubrimientos a d’Orbigny en todas estas áreas y sus estudios estratigráficos, ayudaron al establecimiento de la primera escala del tiempo geológico. Su obra tuvo aún extensiones inesperadas en la exploración petrolera o en amplias obras como la construcción del túnel bajo el Canal de la Mancha.

El hombre americano, obra maestra de Alcide Dessalines d’Orbigny, fue dedicada a Alexander von Humboldt, quien era para el erudito francés el ejemplo y el modelo del viajero-filósofo. Paul Rivet, antropólogo y fundador del Museo del Hombre en París, realizó investigaciones sobre los orígenes del hombre americano y las culturas hispánicas. Exégeta de la obra de los dos sabios, nos otorgó este precioso comentario: “Menos propenso al lirismo, pero más preciso que Humboldt, menos generalizador pero analista más escrupuloso, menos enciclopédico, pero más cuidadoso, menos teórico, pero más riguroso, se puede comparar d’Orbigny a su gran predecesor. Su mente ignoraba aquellas altas inspiraciones que deleitaron al erudito alemán, pero ganaba en profundidad de observación lo que perdía en generalización. La exaltación nunca le alejaba, su mirada sabía permanecer lúcida, incluso cuando su corazón se emocionaba. Su curiosidad era menos universal, pero no se escapaba en realidad del más pequeño detalle. Voluntariamente, limitaba su ámbito de aplicación, pero lo trabajaba poderosamente. Naturalista antes de todo, siempre quedaba en contacto con la realidad y progresaba delicadamente en la hipótesis. Ciertamente tenía menos imaginación y quizás sensibilidad que Humboldt, pero su fría razón era una guía segura que nunca le abandonó. No proyectó ningún gran edificio, pero se aplicó en fundar una base sólida para una construcción firmemente establecida. Lo que logró magníficamente”.

Paul Rivet, « D’Orbigny, ethnologue » in Commémoration du voyage d’Alcide d’Orbigny en Amérique du Sud, 1826-1833, Paris, Masson, 1933, pp. 18-19.

Para saber algo más sobre el tema

palmera
Palma real o Mauritia Vinifera (Bolivia) © MNHN, Paris.
  • Alcide d’Orbigny, Viaje a la América meridional: Brasil, República del Uruguay, República Argentina, La Patagonia, República de Chile, República de Bolivia, República del Perú: realizado de 1826 a 1833. Versión directa de Alfredo Cepeda; revisada para la presenta edición por Edgardo Rivera Martínez y Anne-Marie Brougère; presentación de Françoise Le Bihan y Jean-Joinville Vacher; prólogo de Philippe Taquet; La Paz: Plural; [Lima]: Instituto francés de estudios andinos, cop. 2002, 4 vol., 1785 p.
  • Michel Bertrand, Laurent Vidal (dir.), À la redécouverte des Amériques. Les voyageurs européens au siècle des indépendances, Toulouse, Presses universitaires du Mirail, 2002.

Sobre la autora

Autor IguanaeMona Huerta

Historiadora

Presidenta de Honor de REDIAL


Un comentario sobre “D’Orbigny, el americano”

  1. El comentario de d’Orbigny sobre Bolivia es fabuloso. Me he permitido usar, como referente en un libro de etiología titulado “El Indio” que saldrá a la luz el próximo mes de agosto. Mil gracias por la gentileza de tener en el internet y que me permitió bajar, con su aquiescencia, por supuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *