Una corona de acero para una bandera azul-blanco y verde

Orelie Antoine de TounensEn marzo de 1863, los gobiernos de Chile y Argentina, preocupados por los rumores de un levantamiento indígena, entregaron a Francia al alborotador francés Antonio de Tounens que vivía en el Sur del continente, en donde se había autoproclamado rey.

Orelio Antonio Primero, Rey de Araucanía y Patagonia parece sin duda un personaje de ficción, y ciento cincuenta y tres años después de su coronación, la audacia de sus hazañas increíbles no deja nunca de sorprender. Nada parecía predestinar a Antonio de Tounens al fabuloso destino que él mismo se asignó. Modesto abogado del suroeste de Francia durante el día, se trasmutaba al cerrar el gabinete en un ávido lector de libros de viajes y aventuras. En junio de 1858, esta loca pasión le llevó a liquidar de repente su negocio. En seguida zarpó hacia América del Sur. Durante dos años, se preparó con el arte de la equitación y la lengua española, porque sabía que, en el extremo Sur de América, vastos territorios eran habitados por indios inalterablemente rebeldes.Caricatura del rey Orelio Antonio Primero en el periódico Le Grelot Desde Valparaíso fue a Villarrica que rápidamente nombró capital de su reino. Se las arregló para reunir en favor de su causa a líderes indígenas en la guerra contra los invasores chilenos y argentinos y en 1860 se proclamó Rey de Araucanía y Patagonia.
Planeó un Estado moderno regido por una constitución y pidió el reconocimiento internacional de sus títulos. Los gobiernos de Chile y Argentina no tomaron demasiado en serio las pretensiones monárquicas del francés, pero, temiendo un levantamiento indígena, lo encarcelaron, declarándole demente y le volvieron a mandar a Francia. Orelio Antonio no era hombre que se desanimara. En París, nunca abandonó la idea de recuperar su reino, se convirtió en un ardiente propagandista de la “Nueva Francia” y multiplicó los esfuerzos para obtener apoyo y financiación. El irrisorio éxito que reunieron sus planes no le impidió salir para Argentina en 1869 y regresar a la tierra patagona en plena rebeldía. Fue capturado por los indios puelches y Argentina y Chile, tomando las revueltas indias por su cuenta, no tardaron en poner un precio por su cabeza. El rey estaba desnudo por falta de dinero; para lograr sus ambiciones Antonio de Tounens, muy prudentemente, regresó a Francia en busca de nuevos y esenciales capitales.

Mapa del Reino de Araucanía y Patagonia

Entre 1871 y 1874, fechas de su tercera expedición, se dedicó principalmente a una nueva propaganda antes que intentar otra vez la recuperación de su reino. Encarcelado incluso antes de poner un pie en la Patagonia, fue expulsado rápidamente. En 1876, un último intento llevó a aquel irreductible condotiero a embarcarse en un buque de emigrantes creyéndose que lo hacía con el mayor secreto. Apresado a su llegada, ya enfermo, fue repatriado por cuenta del Consulado de Francia en Buenos Aires. Las infortunadas tribulaciones del francés, aceleraron la toma de posesión de Chile y Argentina de aquellos territorios olvidados.
Orelio Antonio Primero sigue siendo una leyenda para la posteridad. Extrañamente, continúa fascinando a un puñado de admiradores, y sus herederos, a su vez, reclaman su reino.

El Museo de los Reyes de Araucanía se encuentra en la casa de nacimiento de Orelio Antonio de Tounens, primer Rey de Araucanía y Patagonia, que nació en 1825 (Francia, pueblo de La Chèze, municipio de Chourgnac).

El rey Orelio Antonio Primero aclamado por sus súbditos

Bibliografía

Bonne, André, Saint-Loup, Le Roi blanc des Patagons (1954).
Braun Menéndez Armando, El Reino de Araucanía y Patagonia (1945).
Jiménez Abendano Bernardo, Contre-Vérités et Vérités sur le Royaume d’Araucanie, Tome I et II (1986-1987).
Magne Léo, L’Extraordinaire Aventure d’Antoine De Tounens (1950).
Müther Jutta: Orllie-Antoine I. König von Araukanien und Patagonien (1990).
Raspail, Jean, Moi Antoine de Tounens, roi de Patagonie, Paris, Albin Michel (1981).
Raspail, Jean, Adiós, Tierra del fuego (2004).

Sobre la autora

Autor IguanaeMona Huerta

Historiadora

Presidenta de Honor de REDIAL


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *