Loros amarillos y palo de brasa

Jehan Ango, obra original de Jean-Marc De Pas, para la escultura del marinero que orna el puente Boieldieu en Rouen

En el siglo XVI, cuando el comercio en el Atlántico y la colonización del Nuevo Mundo iban creciendo, los armadores de Normandía (Francia), en Honfleur, Rouen y Dieppe emprendían viajes cada vez más lejanos para apoyar tanto la renovación comercial de su provincia como la de la industria de paños en búsqueda de colorantes. Ellos lanzaron una ofensiva hacia las Indias Occidentales, que ofrecía más facilidades que la ruta marítima a América del Sur, aunque ésta seguía en parte la ruta de las especias a lo largo de la costa africana, lo que aseguraba, en todo caso, fuertes ganancias.

Portugal y España bloqueaban los territorios recién descubiertos y alteraban los patrones del tráfico basados, fuera de los tiempos de guerra, en la libre circulación y la libertad del comercio marítimo. Se reanudó la guerra comercial y los normandos, que aún no habían desarrollado su escuela cartográfica, contrataron a pilotos portugueses. El primer viaje de aquellos aventureros rumbo a las tierras brasileñas tuvo lugar en los principios del siglo XVI, pero pronto, con la protección del rey de Francia, las expediciones se multiplicaron. Jehan Ango, propietario de naves en Dieppe armó más de treinta barcos. De Brasil, sus barcos regresaron cargados con maderas preciosas, entre las cuales aquellos famosos palos de brasil que iban a hacer la fortuna de los pañeros normandos y dar su nombre al país. También traían piedras preciosas, especias, loros, monos y muchos otros productos exóticos. La carga de las naves venía también compuesta de indios tupinambos trasladados hacia las costas de Francia, que no dejaron de fascinar a las poblaciones normandas y cautivar a los príncipes.

Isla de Brasil - Museo de Rouen
La Isla de Brasil. Madera grabada ilustrando el comercio del palo de Brasa. Museo de antiguedades de Rouen

Friso de los Salvajes
Friso de los Salvajes en la iglesia Saint-Jacques de Dieppe

Las huellas de estos viajes permanecen en la piedra o en las vidrieras de las catedrales. En Saint-Jacques de Dieppe, el friso de los salvajes describe el mundo de Jehan Ango y su calaña. Las escenas muestran las expediciones de Dieppe al Nuevo Mundo y los tupinambos brasileños son fácilmente identificables con sus tocados de plumas. En la iglesia de Saint-Aubin-de Dieppe, se reconoce a los marineros con gorra roja en una vidriera de 1590, mientras que en Veules-les-Roses, dos “loros amarillos”, apodo dado por los “salvajes” a los marineros normandos pelirrojos y bullangueros, ornamentan las paredes de la iglesia, junto a una de aquellas naves con tres palos utilizadas para las expediciones normandas. En Varangéville también, cerca de la mansión de Ango, tres personajes sin barba, coronados con plumas aparecen esculpidos en un pilar de la iglesia. Con muchas otras esculturas de este tipo que todavía se encuentran en la región (Ermenouville, Saint-Valery-en-Caux, Rouen), estas huellas confirman, cinco siglos después, la importancia del tráfico marítimo hacia Brasil.

Ciudad de Rouen

En el siglo XVI, la ciudad de Rouen está muy interesada en la madera del palo de brasil, que da un tinte rojo necesario a la industria pañera. Envían a Verrazzano a la tierra a la que dio su nombre al país. Rouen se convirtió en el principal puerto para el comercio con Brasil y durante la visita del rey Enrique II en 1550, se organizó una fiesta brasileña por el Sena. Cincuenta indios tupinambos fueron presentados al rey en está ocasión.

Bibliografía

BECCHIA Alain, BOUHIER Alain (photogr.), Aspects de la Haute Normandie au XVIe siècle, CRDP, 1985.
MONTAIGNE, Michel de, Les Essais, chapitre XXX Des cannibales.
RUFIN, Jean-Christophe, Rojo Brasil, Barcelona, Ediciones B, 2002.
RUFIN, Jean-Christophe, Rouge Brésil, Paris, Gallimard, 2001.
SANTOS, Ida Mendes dos, La découverte du Brésil : les premiers témoignages / choisis et présentés par Ilda Mendes dos Santos, Paris, Chandeigne, 1999.
WINTROUB, Michael, « L’ordre du rituel et l’ordre des choses : l’entrée royale d’Henri II à Rouen », Annales. Histoire, Sciences Sociales, 2001, volume 56, numéro 2, pp. 479-505.
www.cairn.info/load_pdf.php?ID_ARTICLE=ANNA_562_0479

viajes

Sobre la autora

Autor IguanaeMona Huerta

Historiadora

Presidenta de Honor de REDIAL


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.