Un franco-brasileño a la conquista del cielo

Alberto Santos-Dumont

Hijo de una familia francesa emigrada a Brasil a principios del siglo XIX, Alberto Santos-Dumont nació en Palmyria en el estado de Minas Gerais en 1873. A los quince años, su padre, un rico plantador de café, lo envió a París para « que conociera el mundo y que el mundo lo conociera ».

Mecánico de increíble habilidad, exploró los motores de automóviles antes de convertirse en piloto de la aviación naciente. Concibió todo tipo de máquinas voladoras hasta realizar el biplano con el cual, el 12 de noviembre de 1906, batió su primer récord mundial. Su Demoiselle (Señorita), legendaria, le permitió aquel día, mantenerse en el aire durante 21 segundos, cubrir la distancia prodigiosa de 220 metros antes de aterrizar en el césped de Bagatelle (situado en el Bois de Boulogne de París).

Santos-Dumont, piloto de avión

Su índole voluntaria y algo loca contribuyó a hacerle aún más famoso entre los parisinos, cuando se las arregló para dar la vuelta a la Torre Eiffel, en una de sus « extrañas máquinas ».

Santos-Dumont inventor de aviones
Elementos gráficos que recuerdan las hazañas del caballero inventor de aviones.

Su fama era tan grande, que pronto fue integrado en el « acuario del gran mundo ». Se convirtió en uno de esos personajes con quienes uno se podía topar en las obras de Marcel Proust, Por el camino de Swann, en los salones de la Señora Verdurin. Para él, Cartier inventó el famoso reloj de pulsera Santos, el pintor Gervex lo inmortalizó con sus conocidos de clase alta en Noche en el Pré Catelan y su ciudad natal se desbautizó para tomar su nombre.

Une soirée au Pré-Catelan - H. Gervex
Henri Gervex: Noche en el Pré Catelan (1909).

Santos-Dumont en Bagatelle

El hombre era brillante, pero sufría de depresión y de un carácter secreto. Los honores que se le otorgó en Francia y Brasil nunca le hicieron olvidar los desastres aéreos, o la participación de las aeronaves como armas de guerra. Desapareció repentinamente en 1932 sin que se supiera si su muerte resultó de un accidente o de un suicidio. Su memoria sigue viva en ambos lados del Atlántico. En el césped de Bagatelle se erigió un monumento que recuerda sus hazañas y el aeropuerto de Río de Janeiro perpetúa su nombre. Francia y Brasil lo han elegido como emblema de la cooperación científica entre los dos países, adoptando su nombre para importantes acuerdos universitarios.

BIBLIOGRAFÍA

ALLARD, Yves, And then there was flight: the father of aviation: Santos-Dumont and the 100th anniversary of the first airplane flight, FCM Communications Inc., 2006.
BÉNICHOU, Michel, Alberto Santos-Dumont: la « Demoiselle » et la mort : portrait, Larivière, 2006.
CHEUICHE, Alcy Jose de Vargas, Nos céus de Paris: o romance da vida de Santos Dumont, L&PM, 1998.
MUSA, João Luiz, Alberto Santos-Dumont: I sailed the sea: from mastering the steering of balloons to the conquest of heavier-than-air flight: 1898-1910, ed. Nova fronteira, 2003.
NAPOLEÃO, Aluízio, Santos-Dumont e a conquista do ar, 2. Ed, Companhia Editora Nacional, 1957.
NICOLAOU, Stéphane, Santos-Dumont dandy et génie de l’aéronautique, Le Bourget : Musée de l’air et de l’espace ; Boulogne : ETAI, 1997.
RODRIGUES, Lysais Augusto, Brasileiros, pioneiros do ar, J. Olympio, 1944.
SANTOS-DUMONT, Alberto, O que eu vi: o que nós veremos, Hedra, 2000.
SANTOS-DUMONT, Alberto, Os meus balões = Dans l’air, [s.n.], 1956.
SPACCA (pseud.), Santô e os pais da aviação: a jornada de Santos-Dumont e de outros homens que queriam voar, Quadrinhos na cia., 2005.
WYKEHAM, Peter, Santos-Dumont : l’obsédé de l’aviation… [Santos-Dumont : a study in obsession], Editions de Trévise (Mayenne), impr. Floch, 1964.

Sobre la autora

Autor IguanaeMona Huerta

Historiadora

Presidenta de Honor de REDIAL


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.