La presencia nazi en Argentina, a través de una novela negra

Entre las lecturas de este verano, me ha sorprendido gratamente “Una llama misteriosa“, de Philip Kerr, distribuida por el periódico El País en una colección de novela negra. La acción transcurre entre Berlín 1932 y Buenos Aires 1950, es decir la Alemania en la antesala del nazismo y la Argentina de Perón y Evita. El argumento introduce con audacia la presencia de los criminales de guerra nazis en la Argentina, con la posibilidad de utilizar Paraguay o Chile como segundo destino.
Una llama misteriosa - Philip Kerr
Lo atractivo del libro es que integra aspectos de una buena novela histórica con lo mejor del estilo de la novela negra: el cinismo del protagonista, el humor negro de los diálogos o la consideración del personaje como un mero peón con la continua sensación de que la partida le puede pasar por encima en cualquier momento. La parte histórica es realmente impactante, figuras como Mengele, Eichmann o Kammler producen verdaderos escalofríos. Y bueno, el propio Perón tampoco queda bien parado. Aparte de acoger criminales de guerra y eliminar opositores políticos, queda retratado tanto por su estrategia de apoderarse de los fondos nazis en Suiza y ordenar la destrucción de documentación relacionada con el genocidio judío en la propia Argentina, como por su inclinación hacia las jovencitas menores de edad. No se trata de meras invenciones literarias, Philip Kerr se basa en los trabajos de Uki Goñi, Gerald Posner y John Ware, que se citan en una nota al final del libro.

La presencia nazi en Sudamérica es bien conocida, pero no por ello deja de ser un tema que incita a la reflexión. Como afirma en la novela el protagonista (un expolicía socialdemócrata que se ve mezclado con las SS para sobrevivir y por tanto participa con ellos de la operación de fuga a la Argentina):

Por supuesto, a veces me entraban ganas de desenfundar la Smith & Wesson que me había dado Montalbán y meterles una bala en la cabeza a mis viejos camaradas. Por lo general, salía de allí preguntándome qué clase de país era aquél que acogía a semejantes bestias. Ya conocía bien, demasiado bien, qué clase de país los había engendrado.

La integración de estos criminales se relaciona a menudo con el posterior genocidio y el terrorismo de Estado practicado por las dictaduras del Cono Sur. Pero quizás los criminales llegados de Alemania no tuvieron mucho que enseñar, sino que simplemente encajaban bien en unas sociedades con prácticas similares, al menos entre los cuerpos de seguridad. En otro momento de la novela, un policía afirma que “en Argentina solo hemos aportado un invento al mundo moderno: la picana eléctrica“. Efectivamente, la propia wikipedia recoge la creencia de que este instrumento de tortura fue inventado por Polo Lugones, hijo de Leopoldo Lugones, durante la dictadura de José Félix Uriburu (1930-1932). Y en la novela también se introduce la idea de que en 1950 ya se practicaban las “desapariciones” mediante aviones en el Río de la Plata.

Uff, genocidio y tortura no son temas ciertamente agradables para una lectura de verano, pero cualquier modelo literario es un buen vehículo para mantener la memoria histórica y denunciar el fascismo en todas sus caras.

Sobre el autor


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *