El cordel de Cantel

El nordeste de Brasil, grande como dos veces Francia, es una extensa región marcada por la sequía y el sertão. En esta inhóspita mata (la caatinga), la vegetación densa y espinosa dificulta el movimiento de los hombres y los sertanejos aíslados en su tierra, vivieron durante mucho tiempo lejos de los avances técnicos e industriales.


La caatinga

Este pueblo rudo y trabajador ha creado su propia cultura, producido su folklore, moldeado a su imagen su literatura y sus artes. El cordel es probablemente una de las expresiones más originales. Auténtico vínculo social, esta literatura popular refleja el alma y los sentimientos de los nordestinos a quienes aporta escapatoria e información, y traduce por la voz de los poetas, las esperanzas de toda una nación.

Tanto Francia como otros países europeos han experimentado diversas formas de esta literatura trashumante o “de colportage”. Para designarla los franceses como los brasileños alegan un aspecto físico de su soporte o también su modalidad de difusión. El color de la cubierta le da nombre a la “Biblioteca azul” generalizada en Francia de los siglos XVII a XIX. En Brasil, ese tipo de literatura, sobre todo oral, se llama cordel debido a que los folletos que la transmiten vienen habitualmente colgados en hilos de algodón (cordeis).

Expresión popular en el nordeste desde la segunda mitad del siglo XIX, el cordel es ante todo una narración en versos, recitado o cantado en las ferias y mercados a través de los poetas improvisadores, próximos de los trovadores o cantores. Estos improvisan cantorías pero también cantan las historias del cordel. A veces torneos oratorios o justas poéticas oponen el talento de repentistas atrayendo por la belleza del ejercicio, a aficionados en busca de sueño y huída. En la mayoría de los casos, las coplas se componen de seis o siete versos de siete sílabas (redondilha maior). Los sextilhas, estrofas de seis versos, reúnen conjuntos de tres con el mismo ritmo. Recitar acentúa su ascendente o descendente entonación y los cantores corrigen con su dicción las aproximaciones frecuentes de la métrica.

Vendida en librillos de papel de baja calidad (folletos), esta poesía popular cuenta en modo satírico, cómico u trágico verdaderas aventuras y ficciones realistas germinadas en el suelo cultural regional. Acompañadas por xilografías tan rústicas en su forma como ingenuas en su expresión, estos folletos conocieron y aún conocen una amplia difusión en los pueblos, ferias y mercados del sertão. De acuerdo con los flujos migratorios nordestinos, pronto se encontró esa literatura en los quioscos de las principales ciudades del país y sus creadores lejos del nordeste, consiguieron nuevas inspiraciones.

Cuando el académico francés, Raymond Cantel, llegó a Brasil en 1959 con la intención de continuar su trabajo acerca del mesianismo portugués, no sabía que iba a marcar de manera duradera la historia del cordel. Su trabajo le condujo a través del nordeste y le llevó a escuchar versiones contradictorias de mismos relatos, según que los gacetilleros pertenecieran a una clase social u otra. Su atención fue atraída por la gesta del sanguinario Virgulino Ferreira Lampião. Durante los años treinta, aquel cangaceiro, recorrió la región y cometió los peores crímenes. Víctima de la injusticia social cuando niño, Lampião gozó de la admiración y la estima de un pueblo para quién la venganza era una cuestión de honor. Sus “proezas” contribuyeron al éxito del cordel y Cantel quedó definitivamente cautivado por este tipo de literatura dedicándose al estudio, salvaguardia y promoción de esta literatura. Coleccionó folletos sin tregua, registró incansablemente cantadores y repentistas, multiplicó las conferencias y animó a los brasileños para proteger su patrimonio.

Nombrado “embajador itinerante” de los poetas nordestinos fue su verdadero mediador frente a la clase letrada. Su artículo Brasil. Literatura popular impresa, publicado el 21 de junio de 1969 en el periódico francés Le Monde, estimuló a émulos en Brasil como en Francia y el cordel se convirtió en un objeto de estudio. Para establecer un inventario detallado de aquella producción popular tan efímera como volátil, Raymond Cantel lanzó en 1973 un llamado a todos los coleccionistas para que declararan a la Casa Rui Barbosa de Rio Janeiro los títulos en su posesión. Este fondo (São Clemente) constituído con la ayuda de todos los brasileños se convirtió pronto en el primero del mundo, superando la propia colección de Cantel. Su inestimable colección, que cuenta hoy día 5000 folletos, está depositada en el Centro de Estudios Latinoamericanos de Poitiers, que Cantel fundó en 1966 y que llegó a ser, bajo su liderazgo, uno de los mayores centros académicos para el estudio de la literatura oral.

Ilustración - personajes - Cordel

Personajes de la literatura de Cordel
Unos temas de la literatura de cordel a traves los grabados

Los temas de esta colección son muy variados. Ellos son el resultado tanto de la tradición indígena como europea. Magnifican a los héroes con los cuales se dotó el nordeste: Carlomagno, Roland de Roncesvalles o Lanzarote del Lago se codean con Lampião, su “dulce” María Bonita, el Padre Cícero Romão y su heredero el Hermano Damião Bozzano. Los folletos sobre estos sacerdotes son muchísimos, así como los milagros de los dos santos hombres. Otras historias que aparecen en el fondo de Cantel son de tipo mítico (hazañas de demonios o brujas), extraordinario (sequía, desastre) o se refieren a personajes de la actualidad o del cuotidiano de la región. La muerte del presidente Getulio Vargas, que tuvo lugar en 1954 en circunstancias trágicas, dio lugar a una gran producción de tal manera que se la puede encontrar en parte en esta valiosa colección en la cual muchos otros descubrimientos pueden hacerse.

La literatura de Cordel

Durante muchos años la literatura de cordel ha sido el vehículo más importante del nordeste y comúnmente los poetas quisieron enfrentarse con la tarea de educar a la gente. Con el advenimiento de la radio y de la televisión, con el éxodo rural y la expansión industrial, esta literatura ha experimentado profundos cambios y, al igual que muchas otras expresiones de la cultura popular tiende a desaparecer, por lo menos en sus formas originales. El cordel de Cantel tiene más valor aún, es un instrumento de primer orden para el estudio de una expresión popular que marcó e inspiró numerosas obras de aquella literatura clásica dicha de “cuello y corbata”.

Última gloria, el erudito colector Cantel es a su vez, por la gracia de la poesía popular, objeto de colección. Varios poetas han hecho del campeón de su arte, un héroe. Así, la memoria del eminente profesor, sabio, amigo y brillante experto del pueblo nordestino sobrevive a través de folletos colgados a una cuerda en aquel sertão extraño y hechicero.

BIBLIOGRAFÍA

Cantel, Raymond, La littérature populaire brésilienne /; édité par Jean-Pierre Clément et Ria Lemaire ; préface Alain Sicard ; introduction Annick Moreau. Nouvelle édition revue et augmentée. Poitiers : Centre de recherches latino-américaines, 2005
Centre de recherches latino-américaines (CRLA) : Histoires et fonctions de la littérature de Cordel. http://www.mshs.univ-poitiers.fr/crla/contenidos/ESCRITURAL/ESCRITURAL2/ESCRITURAL_2_SITIO/PAGES/Paola.html

Chozas Ruiz-Belloso, Diego, La literatura de cordel brasileña y sus conexiones con la Edad Media: http://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/numero30/cordelbr.html

Mabillon Sophie (éd.) Cantel, Raymond (préf.), Trente-six images exemplaires. La gravure sur bois dans la littérature de cordel au Brésil. Paris, la Porte à côté, 1989.

Pereira dos Santos, Francisca, Romaria de versos : mulheres cearenses autoras de cordel, Editora Sec, Cariri 2008.
Ramos, Everardo, Recortes contemporâneos sobre o cordel / organização de Sylvia Nemer, Edições: Casa de Rui Barbobasa, Rio de Janeiro 2008.

Sobre la autora

Autor IguanaeMona Huerta

Historiadora

Presidenta de Honor de REDIAL


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.