Homenaje a Carlos Germán Belli

Vivir en el poema. Homenaje a Carlos Germán Belli, edición de Inmaculada Lergo Martín, Granada, Editorial Point de Lunettes, 2013, 407 pp.

El volumen que tiene a gala lucir el bello título de “Vivir en el poema”, es una edición realizada por Inmaculada Lergo el pasado año en homenaje a Carlos Germán Belli, con el fin –tomando las palabras de su editora– de “reconocer al maestro” y de “acompañar al amigo”. Este objetivo se acomete en este libro a modo de “obra plural”: “Un coro de voces que se han coordinado para dar un homenaje al poeta admirado, al colega cercano, al compañero entrañable”. Con este horizonte, el libro se organiza a partir de una idónea estructura para conducir al lector por la vida y la obra de Carlos Germán Belli. Así, el primer capítulo nos sitúa al autor en su tiempo, como representante de la denominada Generación del 50 (que cuenta con nombres como Eielson, Blanca Varela, Sologuren, Salazar Bondy, Juan Gonzalo Rose o Washington Delgado), en los trabajos de José Miguel Oviedo y Alberto Varillas. Oviedo destaca el cambio poético protagonizado por esta generación de poetas, cuentistas y narradores, a raíz de la vertiginosa transformación de la ciudad, desbordada ante el proceso migratorio producido desde las provincias a la capital a mediados del siglo XX. Y propone el neologismo “retrovanguardia” para señalar la línea que va de Martín Adán a Belli, caracterizada por la “fusión cultural con el pasado, con la tradición literaria establecida, que ellos reelaboran”, pero con el fin de “reeditar el pasado, traerlo al presente y proyectarlo al futuro”. Asimismo, destaca Oviedo su “Hada cibernética”, con la que hace medio siglo llegó “para asombrarnos, deleitarnos y acongojarnos”, así como sus “actos de provocación”, al estilo de los dadaístas y surrealistas; y hace hincapié en “la inconfundible rareza de su lenguaje”.

En el capítulo 2 llegamos a la poesía, con una serie de estudios críticos que reúnen a prestigiosas voces como las de Mario Vargas Llosa, Richard Cacchione Amendola, James Higgins, Ricardo González Vigil, Inmaculada Lergo, Julio Ortega, Óscar Hahn, Ina Salazar, Eduardo Espina, Tulio Mora, Pedro Lastra, Elio Vélez Marquina, Camilo Fernández Cozman, Ana María Gazzolo, Manuel Ruano, Francisco José Cruz, David Sobrevilla, Antonio Melis, Manuel García, Marco Martos, Jesús Munárriz, Miguel Ángel Zapata. Todos ellos coinciden en subrayar la gran originalidad de la poesía de Belli. Así, Vargas Llosa habla de “una voz nueva, de poderosa solvencia lírica”, capaz de “volver bello lo feo, estimulante lo triste y oro –es decir, poesía– lo que toca”; e insiste en señalar el “camino personal” de Belli, que da lugar a “un dramático testimonio de la vida cotidiana y las frustraciones, miserias, decepciones, quimeras y menudas ocurrencias”. También James Higgins subraya la gran originalidad en el estilo, al tiempo que detecta dos grandes etapas: la primera, de honda crítica social, con la que trata de dar voz a una empobrecida clase media, y una segunda etapa de carácter más metafísico. Abunda Higgins también en la asimilación transformadora que Belli realiza de la poesía del siglo de Oro, con la que aporta una “versión moderna del mundo pastoril de Garcilaso de la Vega”, que resulta ser “un símbolo poético de un Perú atrasado”. Por su parte, Ricardo González-Vigil, en sintonía con el resto, habla de “original en extremo”, y lo ensalza como “único, diferente” y “profundo como pocos”. Por otro lado, resulta interesante su comentario acerca de la aportación de Belli al contexto literario general de su tiempo, presidido por esa imagen desoladora de Lima que Salazar Bondy analizó en su Lima la horrible: “Contra Lima la horrible, gobernada por el infernal Fisco, Belli enarbola la esperanza con su Salve Spes, 2000”. Un capítulo también fundamental es el de la editora, Inamaculada Lergo, “El Belli antológico”, en el que insiste en “la fuerza, personalidad, originalidad y buen hacer de su creación” y nos aporta un necesario y exhaustivo estudio sobre la presencia del poeta en las antologías. Destacaré por último el trabajo de Julio Ortega, que aporta otras perspectivas interesantes acerca del encuadre de Belli entre diferentes corrientes literarias, en un cruce que identifica a su poesía, no solo porque “su aventura invalida las escisiones de una poesía ‘realista’ y otra ‘imaginaria’”, sino porque participa tanto del neorrealismo (por el testimonio), como de la poesía expresionista (porque “las formas quiebran los temas”), como del surrealismo (“por la exultante e irónica presencia del yo”).

El capítulo tres compendia cuatro estudios críticos sobre la prosa, a cargo de Ricardo Silva-Santisteban, Ernesto Bottini, Jorge Rodríguez Padrón, Sandro Chiri, que suponen una aportación esencial al análisis de esta parte de la producción literaria de Belli, menos enfocada por los críticos. Y el cuarto, que lleva por título “En el presente tiempo terrenal: testimonios”, reúne textos de diversa índole que tratan de ser un “reconocimiento intelectual y afectivo” a Carlos Germán Belli. Eduardo Chirinos y Luis Suñén le dedican un poema; Juan Gustavo Cobo Borda, una prosa corta; Luis Sáinz de Medrano, un recuerdo personal del autor y su obra, que conoció a partir de Giuseppe Bellini, cuando este publicó Las vanguardias tardías en la poesía hispanoamericana (que contenían a Belli); Sandro Chiri realiza un recuerdo del maestro; por último, Mario Campaña, José Kozer e Hildebrando Pérez, aportan un recuerdo personal de Belli con el que traspasan su obra.

El coro de voces se completa, finalmente, con el del propio poeta, a través de la entrevista de Inmaculada Lergo, realizada en agosto de 2012, en la que leemos, por ejemplo: “Escribir me resultaba todo un reto existencial y finalmente una vía de trascendencia metafísica”. La entrevista consigue un recorrido por la obra de Belli, desde la publicación del primer poemario en 1958, y resulta ser una de las grandes aportaciones de este libro por el testimonio personal que en sus líneas queda impreso; testimonio que se redondea con la publicación de un texto inédito sobre su propia trayectoria poética y el poema (certeramente seleccionado por la editora) “Lectura desde los versos nuevos a los versos antiguos”, muy representativo de su producción poética última.

Cierran el libro las imprescindibles “Cronología” y “Bibliografía” (que recoge las ediciones de toda la obra, las antologías, las entrevistas y los principales estudios críticos) y una nutrida sección de documentación gráfica (con las cubiertas de sus obras, y el álbum fotográfico que atraviesa su vida). En suma, Vivir en el poema se convierte en referencia bibliográfica principal sobre Carlos Germán Belli, no solo por la riqueza de voces convocadas por Inmaculada Lergo, sino también por la coherencia, el rigor, la óptima estructura, el cuidado formal y, al fin, por la profunda admiración de su editora hacia el poeta, que revierte y potencia todas estas luces que iluminan al autor y su futuro.

Sobre la autora

Autor IguanaeEva Valero

Profesora titular

Universidad de Alicante – España


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *