Beijing

La lección del consenso de Beijing para América Latina

Tras la muerte de su emblemático líder Mao Tse Tung, China paso por un periodo de transformación, una gradual apertura de su sociedad y economía para desarrollo del país. Ese cambiamiento empieza en los año 70 con Zhou Enlai y la política de las cuatro modernizaciones (agricultura, ciencia tecnología, industria y defesa) y se desarrolla durante los 80 con Deng Xiaoping que adopta una política de atracción de inversiones extranjeras y de estimulo de la economía basada en el pragmatismo, como se puede notar en la célebre frase del exlíder chines: “No importa si el gato es blanco o negro con tal que cace ratones”.

Diferentemente de América Latina y África que seguirán las recomendaciones de instituciones financieras comandadas por las potencias hegemónicas como FMI y Banco Mundial, China eligió su propio camino de desarrollo económico y social con una política pragmática de innovación y control estatal orientada por un conjunto de principio que fundan el “Socialismo de Mercado”. Con tal práctica política, el Partido Comunista Chines busca abrirse para las fuerzas productivas y consolidar su hegemonía en la sociedad, lo que revela el establecimiento de un modelo singular de pensamiento muy distinto de las concepciones occidentales de socialismo, pero que explica en gran parte su actual fase de desarrollo de la economía china y su creciente destaque e influencia en el plan político internacional.

Ese específico modelo de gobierno definió el perfil político y económico del Drago Asiático creando una nueva forma de “socialismo” o “capitalismo”, dependiendo de la perspectiva observada, que fue detallado por Joshua Ramo en 2004 a través del concepto de Consenso de Beijing y de sus tres características básicas: innovación, que expresa la idea de modificación continua y reconocimiento de las exigencias de cada situación para adopción de diferentes estrategias; dinamismo de objetivos, lo que implica en rechazar la fijación de las políticas económicas por el crecimiento del PIB per cápita y balancear con otros enfoques relevantes para el desarrollo social como cualidad de vida y equidad; y, por fin, auto-determinación, como forma de alejar el deseo de otros países de imponer su voluntad, o sea, un país debe planificar su propio desarrollo sin depender o aceptar voluntades ajenas y desfavorables como en el caso del Consenso de Washington.

El Consenso de Washington consubstancio un conjunto de recomendaciones formuladas por las economías dominantes del sistema capitalista occidental durante los años 90, basadas en un ideología de contenido neoliberal que involucraban sobretodo la adopción de acuerdos de libre comercio, la disciplina fiscal y la privatización de empresas estatales, demostrando claramente una agenda unilateral orientada apenas por intereses económicos y políticos, que puede ser perfectamente interpretada como una nueva forma de imperialismo de las naciones hegemónicas del Norte para obtener ventajas sobre el Sur.

En ese contexto, el Consenso de Beijing busco representar una lección para que las naciones establezcan su propio camino al desarrollo en conformidad con los desafíos y demandas de su sociedad, resistiendo a las políticas económicas dominantes dictadas por el Occidente a través de instituciones financieras internacionales, como Joshua Ramo afirmo al comentar las lecciones que deben ser buscadas en el singular modelo chino de desarrollo y crecimiento económico: “China está escribiendo su propio libro hoy. El libro que representa una fusión de pensamiento chino con las lecciones aprendidas del fracaso de la cultura globalización en otros lugares. El resto del mundo ha comenzado a estudiar este libro”.

De ese modo, la importancia del Consenso de Beijing consiste, justamente, en el hecho de establecer una nueva forma de cooperación en el actual orden global, que, simultáneamente, encontrase fundada en intereses económicos pragmáticos y relaciones multilaterales, con respeto a la auto-determinación de cada nación, especialmente, en relación al reconocimiento de las diversidades políticas y culturales.

Esa propuesta retorica contenida en el Consenso de Beijing que se expresa por ideales de reciprocidad y armonía asociados al actual momento de crecimiento económico chino seduce los gobernantes de América Latina y África para intensificar sus relaciones con el gigante asiático, motivados aún más por la crisis financiera que atinge profundamente Estados Unidos y Europa desde 2008, lo que llevo a la generación de una nueva red periférica de relaciones Sur-Sur, teniendo China como su punto central.

Así, China se presenta como una nuevo polo de oportunidades comerciales para las naciones latinoamericanas y africanas, continentes que pueden ofrecer los recursos naturales necesarios para sostener el increíble crecimiento económico chino, que en cambio proporciona ayudas financieras que eses países pueden desarrollar sus políticas sociales y programas de infraestructura a través de prestitos más favorables en términos de condiciones y imposiciones do que los proporcionados por las instituciones financieras tradicionales (FMI y Banco Mundial).

Un ejemplo de esa fórmula de cooperación china es dado por Niall Ferguson (2010, Global Business: The History Man. A Historical Perspective on the Global Financial Crisis, http://www.bbc.co.uk/iplayer/console/p007qdv5), al destacar una afirmación de un líder chino con respecto a la estrategia política exterior en relación a África: “Vamos construir carreteras y facilidades para ustedes, pero asegúrense de que tendremos acceso a las materias primas y commodities. En cuanto a su política interna y los derechos humanos, usted hagan como quieran”. En realidad los proyectos de infraestructura realizados con las ayudas financieras china en América Latina y África son relacionados con sus intereses económicos, o sea, sectores estratégicos como energía, transporte y telecomunicaciones necesarios para aumentar sus relaciones comerciales y influencia económica en tales regiones.

Hay que tener en consideración que ese modelo de cooperación presenta un gran riesgo para las naciones latinoamericanas y africanas, que se convierten cada vez más dependientes de las exportaciones de recursos naturales para China. Esa amenaza parece que se torno real después del pasaje del boom de las commodities, revelando que ese tipo de relación económica es caracterizada por la incertidumbre del largo plazo versus el gano a corto plazo. La opción por concentrar sus relaciones comerciales en apenas un sector y no en la diversidad fue sentido en las economías sudamericanas, como el caso de Chile, que tuvo efectos negativos con el descenso del precio de las commodities en el escenario internacional.

La dinámica de esas relaciones revela el verdadero contenido del Consenso de Beijing y el interés pragmático de China por los países latinoamericanos y africanos, lo que no es una novedad. La política exterior china con relación a eses continentes es enfocada en el aspecto puramente económico que privilegia la intensificación del comercio y la no-intervención en los temas domésticos de cada nación. Tal actitud demuestra que China, por ejemplo, no está interesada en desafiar la doctrina Monroe y la consecuente hegemonía política norteamericana en América Latina, preservando la armonía de las relaciones bilaterales con el Occidente.

Al que parece la solidaridad y reciprocidad del modelo chino de relaciones comerciales con los países latinoamericanos y africanos no están orientadas en la idea de quién gana más, sino en el atendimiento de los intereses puntuales de las partes involucradas. Esa ecuación es muy sencilla y – resáltese – pragmática, encontrando, al menos en un corto plazo, la armonía.

Entretanto, la consideración más importante que se debe hacer con respecto al modelo de desarrollo chino que genero esa nueva fase de relaciones Sur-Sur, es que los gobiernos y, en especial, las sociedades latinoamericanas deben aprovechar esa oportunidad para repensar sus propios modelo de desarrollo que fueran impuestas por el Consenso de Washington y perduran hasta los días de hoy, impidiendo un tomada de conciencia en el sentido de establecer un camino propio para desarrollarse. Quizás la apertura de nuevo polo de relaciones posibilite una lección nítida para América Latina que sin innovación y diversificación no habrá como sobrevivir a las mácelas causadas por el sistema económico mundial dominante.

En otras palabras, más importante que la relación de gano a corto plazo y el riesgo de una dependencia del comercio de recursos naturales, es que las naciones del Sur aprendan con el modelo de desarrollo chino, de innovación, dinámica de objetivos y auto-determinación, buscando con la oportunidad dada por esas relaciones comerciales e las consecuentes inversiones en infraestructura y programas sociales una diversificación de sus economías y principalmente la independencia de un modelo impuesto por el capitalismo occidental.

Ese concepto de auto-determinación continúa arraigado en el modelo de gobernanza china, cuando su actual líder Xi Jiping, para explicar la manera china de gobernar utiliza una metáfora tradicional de su país “Usted sabe si el zapato encaja sólo después lo pones en ti mismo”, lo que significa que cada nación debe buscar el modelo político y económico que mejor con encaja con su sociedad y las expectativas de desarrollo. China es la prueba.

Referencias bibliográficas

Contipelli, E. y Picciau, S. China’s Global Order: a New Paradigm in South to South Relations, CIRR XXI (73) 2015, 89-108. http://www.irmo.hr/wp-content/uploads/2015/08/CIRR_21_73_20151.pdf

Gresh, A., 2008. “Understanding the Beijing Consensus”. Le Monde Diplomatique: English Edition. Available at: www.mondediplo.com/2008/11/03beijingconsensus.

Leonard, A., 2006. No Consensus on the Beijing Consensus. Salon.com. Available at: www.salon.com/2006/09/15/beijing-consensus.

Sobre el autor

Autor IguanaeErnani Contipelli
Director del Center for European Strategic Research
Italia

Center for European Strategic Research


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *