Entrevista con Jaime Salazar Adame, Director de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Guerrero

“Es sobresaliente y digno de encomio, el papel que juegan las Redes de Información como REDIAL porque al constituirse en plataformas documentales, bibliográficas y hemerográficas, facilitan la labor de acceso a la información científica a investigadores, bibliotecarios y documentalistas.”

Entre el 8 y el 12 de octubre de 2018 tuvo lugar en la Casa de Colón, de Las Palmas de Gran Canaria, el XXIII Coloquio de Historia Canario-Americana junto al XII Encuentro Internacional ADHILAC (Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe) bajo el epígrafe Relaciones Histórico-Culturales entre el Mundo Atlántico. Las dos Orillas

Junto a una importante representación de historiadores americanos y europeos participó el profesor Jaime Salazar Adame con la ponencia “El impacto ambiental de la minería a cielo abierto en el estado de Guerrero, México”

Jaime Salazar Adame en la Casa de Colón de Las Palmas

Doctor en Ciencia Política e historiador y director de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Guerrero, donde ejerce, además, como profesor investigador titular, el profesor Salazar analizó en su intervención la devastación de la naturaleza provocada por la depredación de la minería trasnacional, los agro-negocios y la privatización y mercantilización de la tierra en el Estado de Guerrero (México).

En Iguanalista hemos aprovechado esta oportunidad para analizar con Jaime Salazar sus impresiones del encuentro en la Casa de Colón, las líneas de investigación que sigue, el papel del historiador en la actualidad, la utilidad de las Redes de Información y de las Asociaciones profesionales como REDIAL, CEISAL y ADHILAC en la difusión de la investigación y las relaciones y colaboración entre los americanistas europeos y americanos.

Qué sensaciones se lleva tras su intervención en esta edición del Coloquio de Historia Canario-Americana y del Encuentro Internacional ADHILAC

Son de reconocimiento para los organizadores y promotores del Coloquio-Encuentro de historiadores de diversas partes del planeta, por los alcances que reviste la difusión y debate del quehacer intelectual y las preocupaciones académicas de nuestros días de quienes tuvimos el privilegio de participar

En su ponencia incide en el concepto de ecocidio y hace una crítica abierta a la sobreexplotación del territorio con fines mercantiles y a diversos aspectos del sistema de producción neoliberal. ¿En este sentido sus líneas de investigación han variado desde sus comienzos como investigador o ha mantenido una línea más o menos constante?

Con la premisa de que toda historia es historia universal, hemos abordado el campo de la historia regional del estado de Guerrero, entidad federativa de la República Mexicana, para comprender su realidad histórica, explicarla y contribuir en la búsqueda de la armonía en su devenir social. En tal sentido hemos encontrado como la explosión de la violencia ha empujado a diferentes pueblos y comunidades a tomar parte activa en las transformaciones que socialmente han surgido en el país, desde la Independencia, Reforma y Revolución hasta el presente.

En este proceso percibimos como se acentuó la explotación de las riquezas naturales, las políticas del liberalismo implementadas en el siglo XIX por la desamortización de las tierras baldías, también llamadas de mano muerta, suspendidas por las revueltas, asonadas y alteración del orden social, hasta que se detuvieron con la guerra civil de 1910-1920, hasta su reactivación en 1994 con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, suscrito por Estados Unidos, México y Canadá. Tales son las pautas en las que hemos persistido en nuestras líneas de investigación.

En otros foros ha llegado a decir que “el historiador debe hacer valer su función como eje de la Historia, siendo el responsable de lo que comunica, descubre y escribe. Sólo a través de él pueden los demás identificar el interés del pasado”. Profundizando más en esta afirmación, ¿dónde se sitúa  el papel del historiador en la actualidad? ¿En una sociedad sobreinformada sigue estando vigente su labor como agente que interpreta la realidad y la difunde con la intención de despertar conciencias críticas?

La validez de las premisas que hemos hecho propias de nuestros profesores y de notables historiadores, estriba, en que la Historia se encuentra en constante construcción, por los nuevos hallazgos arqueológicos, vetas informativas como son nuevos acervos antes restringidos, pero aún el concepto mismo de documentos ha incluido fotografías, sólo con imágenes ya se amplía su consideración. La red de redes, internet, ha beneficiado la globalización de la cultura, no sólo del mercado, pero a su vez, en efecto ha provocado una gran desinformación, de tal manera que quien investiga y difunde la memoria colectiva, lo hace con evidencias, no con afirmaciones como suelen, en muchísimas ocasiones aparecer en las redes sociales, en ese tenor hace creíbles sus ideas.

Internet y la digitalización de documentos han facilitado enormente el acceso a la información y la labor investigadora. ¿Qué ventajas e incovenientes observa  en estas herramientas, así como el papel que juegan las Redes de Información caso de REDIAL, y Colectivos profesionales como CEISAL y ADHILAC?

Los inconvenientes en lo referente a Internet están contenidos en la respuesta anterior. Es un avance notable el acceso a fuentes de información que se encuentran en diferentes países y continentes, porque se rompen las barreras geográficas e institucionales en beneficio de la sociedad del conocimiento y en tiempo real. Además, de favorecer la labor de investigación, que por lo general es la más susceptible al abandono por falta de recursos económicos de las instituciones de educación superior, debido a los exiguos presupuestos que los países latinoamericanos dedican al trabajo académico y sobre todo a la investigación. En ese contexto, es sobresaliente y digno de encomio, el papel que juegan las Redes de Información como REDIAL porque al constituirse en plataformas documentales, bibliográficas y hemerográficas, facilitan la labor de acceso a la información científica a investigadores, bibliotecarios y documentalistas a través de la colaboración e intercambio en el área de las humanidades y ciencias sociales entre América Latina y Europa. Los Colectivos Profesionales como CEISAL y ADHILAC son importantes, pero aún no lo suficiente para que con los encuentros y foros que periódicamente convocan contribuyan a un mayoracercamiento entre investigadores, a la difusión de su quehacer, a los estudios comparativos. Por otra parte al asociarlos por ende se comparten líneas de generación y difusión de nuevos conocimientos, metodologías, herramientas y métodos de trabajo, lo cual repercute en avance del conocimiento científico.

¿Son muy divergentes las visiones de los estudios históricos con respecto a América Latina que se hacen actualmente en Europa y en América? ¿Echa en falta una mayor colaboración, tanto en la investigación como en su difusión, entre los historiadores latinoamericanos y europeos y esos colectivos profesionales que hemos mencionado anteriormente? En resumen, por qué hablar de latinoamericanismo europeo y americano y no simplemente de latinoamericanismo

En estos tiempos, disculpando el lugar común, en los que el planeta se ha convertido en una aldea y dispone de herramientas tecnológicas que han revolucionado la forma de relacionarnos en el entorno mundial, deberíamos suponer rotas las diferencias entre historiadores que se ocupan de un mismo campo de estudio como son los latinoamericanos, pero, considero que por la desigualdad en el acceso a las últimas tecnologías de la comunicación, aunque en este sentido haya vergeles y colectivos en el desierto de las Instituciones de Educación Superior, por una parte, y por la otra, en América Latina, las ideologías que no han menguado, (a pesar del vaticinio Fukuyamista) y la identidad forjada desde la colonización, también, imperan los nacionalismos y muchos a ultranza, no sólo desde la llamada izquierda sino de los jóvenes apartidistas que viven un presente/futuro desesperanzador. Hasta hoy, en mi concepto, estas posiciones entre otras, unas más otros menos, minan el propósito de instituciones y Asociaciones de Profesionales de la Historia a la hora de abordar el prisma latinoamericano, desde ambas orillas.

Miguel Ángel Ramos Vilar
Casa de Colón, Las Palmas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.