Dedicatorias en libros de la Colección Iberoamericana de Gotemburgo

En el blog de la Biblioteca universitaria de Gotemburgo, Marginalia, acabamos de publicar una entrada sobre dedicatorias en los libros de la Colección Iberoamericana, pero como muchas de las personas que eventualmente tienen un interés en estos libros e historias son hispanohablantes también publicamos una versión en castellano aquí en InguAnalista.

Muchas veces me ha pasado que huellas auténticas de otros lectores en los libros me trasladan en el tiempo y el espacio, sin dejar el sillón donde estoy leyendo. Esas huellas han sido el acicate para exploraciones creativas de destinos, conexiones y redes complejas de historias personales.” Esto escribe el autor y médico Carl-Magnus Stolt en un ensayo en el último número de la revista finlandesa Nya Argus (nº 10–12 2023, ”Bokarkeologen”, pp. 339–341). Estas ”huellas auténticas” también se llaman ”información de especímenes específicos” y pueden manifestarse como un autógrafo o una dedicatoria que da testimonio de la procedencia y la historia del libro.

En la Colección Iberoamericana hay muchos libros con esas huellas, gracias a que la colección originalmente fue construida por medio de donaciones. La colección tiene sus raíces en el Instituto Iberoamericano que fue fundado en Gotemburgo en 1939 por el profesor y diplomático Nils Hedberg, un polígloto enérgico y extrovertido que durante sus cuatro años como agregado de prensa en Argentina, Chile y México creó una gran red de contactos: ”Conozco personalmente a la mayoría de los escritores importantes de Hispanoamérica excepto a los más jóvenes”, contó en una entrevista en el periódico sueco Dagens Nyheter el 13 de noviembre de 1960.

El instituto estuvo bastante inactivo los primeros años debido a la segunda guerra mundial, pero ya en 1945 una de las ocasiones más grandes en la historia del instituto ocurrió cuando la poeta chilena Gabriela Mistral llegó a Gotemburgo en su viaje a Estocolmo para recibir el premio Nobel. En Gotemburgo fue recibida por Matilde ”Matica” Goulard, profesora madrileña y directora interina del instituto, pues Hedberg estaba en América Latina en este momento. La bibliotecaria y doctora honoris causa Anna Svensson escribió un artículo sobre esta visita, “Mistral och femton böcker”, publicado en la antología Desde Chile a Suecia (2018). Todavía hoy en día se puede encontrar una memoria de la visita en la Colección iberoamericana en la forma de un ejemplar firmado por la autora de la traducción sueca de poemas de Mistral, Dikter (1945).

Al Instituto Iberoamericano de Gotemburgo, con cariño y respeto de su obra / Gabriela Mistral.”
Gabriela Mistral y Matilde Goulard visitan la fábrica de porcelana de Gustavsberg (© Kooperativa förbundet (KF), arkiv och bibliotek). Imagen de una película publicado con permiso del titular de derechos (Glimtar 1946:2’55–4’04). La película está disponible en Filmarkivet.

Otro ejemplar sobre el cual Svensson ha escrito es la novela Papeles de Recienvenido (1944) del argentino Macedonio Fernández, en el artículo ”Om ett försättsblad, eller, Till dubbletternas lov” en la antología Objekt och samling (2021). El ejemplar fue donado por el autor a su colega, el médico Julio César Dabove, que luego lo donó a la biblioteca del Instituto Iberoamericano cuando visitó Gotemburgo en 1955. Las dos dedicatorias del ejemplar ”nos llevan de los círculos literarios de los años veinte en Buenos Aires a la Escuela de Altos Estudios Mercantiles de Gotemburgo en los años 50”, como Svensson escribe en su artículo.

Macedonio Fernández, foto: Wikimedia Commons. Nils Hedberg y Julio César Dabove en 1952 (foto Kanold, archivo del Instituto Iberoamericano, Universidad de Gotemburgo).
A los queridos hermanos Julio César Dabove, Santiago Dabove, artistas y amigos predilectos, un abrazo Macedonio Fernández, julio 1944.” ”Para la biblioteca de Gotemburgo donde perdurará, homenaje de Julia Dabove de Ruiz Gu[…] y Julio C. Dabove, octubre 1955.”

Otro escritor argentino que visitó Gotemburgo y ha dejado huellas en la Colección Iberoamericana es Jorge Luis Borges, uno de los personajes que deberían haber recibido el premio Nobel pero jamás lo recibieron. Su único viaje a Suecia ocurrió en noviembre de 1964 – también sobre este viaje escribió Svensson un artículo, ”Borges en Gotemburgo”, publicado en la revista Anales (2008). Ya en los años 40 Hedberg conoció a Borges en Buenos Aires, quien donó varios libros a la biblioteca de su institución, entre ellos un ejemplar de Ficciones (1944) con un saludo personal a Hedberg.

Páginas con retrato y dedicatoria en el ejemplar de
Ficciones: ”A Nils Hedberg, con la presente y futura amistad de Jorge Luis Borges, Buenos Aires 1946.”

Quien tomó la iniciativa del viaje a Suecia de Borges fue el ensayista, editor y filósofo colombiano Rafael Gutiérrez Girardot, que había pasado cuatro meses en Gotemburgo en los años 50. Desde entonces trabajó en la Embajada de Colombia en Alemania Occidental, donde se encontró con Borges, que estaba en una gira de conferencias por Europa. En una carta dirigida a Hedberg, guardada en el archivo del Instituto Iberoamericano, Gutíerrez Girardot escribió el 2 de octubre de 1964:

“Hablamos naturalmente de Suecia y yo le dije que por qué no hacía una visita a tu institutico, que, como sabes, es el mejor de Europa, cosa que dije al [escritor argentino Eduardo] Mallea y al [escritor guatemalteco Miguel Ángel] Asturias y a todos. Borges saltó de felicidad cuando le sugerí la idea, y yo le prometí escribirte para que le escribas a ver si entre las posibilidades que tienes hay una para que él vaya”.

Durante toda su vida Gutiérrez Girardot donó varios libros a la biblioteca del Instituto Iberoamericano en Gotemburgo. En la colección hay, por ejemplo, una separada del Die spanische Literatur (1964) con un saludo a Hedberg. Un artículo sobre el tiempo de Gutiérrez Girardot en Gotemburgo se publicará en el próximo número de Acta Bibliothecae Universitatis Gothoburgensis.

Rafael Gutiérrez Girardot, fotógrafo desconocido, el periódico sueco Göteborgs Handels- och Sjöfartstidning, el 21 de octubre de 1960.
Para Nils, éstas hojas míseras, con cariño de Rafael, Bonn 25.3.64.”

Otro saludo personal a Hedberg se encuentra en la novela En mi hambre mando yo (1959), escrita por Isabel de Palencia, la última embajadora de la República española en Suecia, y publicada en México, donde Palencia vivió en exilio después de la derrota en la guerra civil. Cartas de Palencia también están guardadas en archivos personales de KvinnSam en la Biblioteca Universitaria de Gotemburgo (los archivos de Barbro Alving y Elisabeth Tamm) – un artículo sobre las huellas de Palencia en Gotemburgo es un trabajo en progreso.

Para el señor Nils Hedberg y señora con un cordial saludo de Isabel de Palencia, 26 junio 1959.”
Fotografía de un busto de Palencia que mandó a Tamm en una tarjeta de Navidad en 1954. Artista incierto/-a, posiblemente con el apellido Rubinstein. Fotografía: Colección de Elisabeth Tamm, Biblioteca universitaria de Gotemburgo, KvinnSam, A 170 1:1.2.

Otra huella de la historia moderna de España se encuentra en el ejemplar de Historia de la sociedad bilbaina 1839–1965 (1965) que el diplomático sueco Carl-Herbert Borgenstierna donó al Instituto Iberoamericano. Una larga dedicatoria muestra que él antes había recibido el ejemplar Javier Ybarra Bergé, entonces alcalde en Bilbao, hoy en día más recordado como una de las 854 víctimas mortales de ETA, pues fue secuestrado y matado en 1977.

Al Embajador de Suecia y querido amigo, Excmo. Sr. Carl Herbert Borgenstierna, en prueba de afecto, como Alcalde de Bilbao y coautor de este libro y sin olvidar a su encantadora esposa Anita. / Javier de Ybarra 7-IV-67.”
Cuadro de Javier Ybarra Bergé, Bilboko Udala/Ayuntamiento de Bilbao.

A veces estas huellas auténticas han llegado a la colección de una manera no intencionada. Un ejemplo son las memorias del expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, No hay causa perdida (2012). Este libro lo compramos con la intención de ponerlo en los estanterías abiertas al público, en la sección ”Col Mod Pol”, junto con los otros libros sobre la política moderna de Colombia, pero como el libro se agotó en la editorial, nuestro proveedor compró un libro de segunda mano, que tiene, por casualidad, la firma del autor. Un autógrafo de un exjefe de Estado importa mucho a la hora de tomar la decisión de dónde situar el libro en la biblioteca, y por eso el libro al fin obtuvo su sitio en las estanterías cerradas para el público, y en lugar de préstamo domiciliario sólo se permite el préstamo en la sala de lectura de la biblioteca (las mismas reglas valen para todos los otros libros firmados, mencionados en esta entrada del blog).

Página firmada y portada de No hay causa perdida: ”Lina, con gratitud, A. Uribe V.”

Hay aún más libros con dedicatorias no examinadas en la Colección iberoamericana, entre ellos una gran cantidad de libros que donaron el escritor y crítico mexicano Alfonso Reyes, el político peruano Víctor Raúl Haya de la Torre y el romanista sueco Johan Vising, uno de los primeros principales de la Escuela Superior de Gotemburgo (hoy en día Universidad de Gotemburgo). Precisamente como Carl-Magnus Stolt escribió en su ensayo, todos estos libros pueden ofrecer, aparte de su propio contenido, otros viajes en tiempo y espacio.

Sobre el autor

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es iguanae-80x80.jpg

Joakim Lilljegren
Biblioteca Universitaria de Gotemburgo
joakim.lilljegren@ub.gu.se



Citar este post
iguana (2024, 23 enero). Dedicatorias en libros de la Colección Iberoamericana de Gotemburgo. IguAnalista. Recuperado 20 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/vns0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.