La otra cara de la Revolución mexicana

Dos de los tres principales postulados de la Revolución, proclamados por Madero, en su Plan de San Luis, se cumplieron: se logró que Pofirio Díaz renunciara y saliera del país y que se convocara a elecciones libres y democráticas.
Lo que no se logró fue la prometida devolución de tierras robadas a indios-campesinos, durante el porfiriato, ni la solución a las demandas exigiendo mejores condiciones de vida para el campesino y obrero mexicano.

Leopoldo Méndez, Revolución y petróleo
© INEHRM

Madero, así como lo hicieron otros futuros gobernantes, respondió con soluciones inmediatas, de corto plazo. Sin embargo, faltó un proyecto nacional, con una visión de largo plazo, bajo una política económica permanente, que permitiera construir una estructura económica nacional con suficientes puestos de trabajo, tanto en el sector agrario como en el obrero.
Si desde el inicio de la revolución se hubiese contado con una visión de largo plazo, que hubiera podido aplicar una política económica consecuente, probablemente no existirían los actuales y tremendos problemas socio-económicos que aquejan al México moderno.
De acuerdo a lo anterior, se puede deducir que la revolución iniciada hace cien años en México, casi desde sus inicios, fue una revolución truncada, inconclusa.

Leer el artículo completo

La otra cara de la Revolución mexicana

Sobre el autor

Autor Iguanae

Fernando Villagómez Porras
Doctor en Economía
Investigador – CESLA


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *